viernes, 17 de febrero de 2012

Replanteando... criterios personales.

Replanteando... criterios personales

Hay que ver este gobierno lo mucho que me está haciendo pensar... Ya este verano, cuando aún era oposición, plantó en mí la semilla de una Duda viciosa, que sin duda todos recordaréis porque os di ampliamente la lata con ella 

Luego, en Navidad, colocó sobre mis hombros una subida de impuestos que estuve dispuesta a asumir, pese a la idea liberal que había hecho germinar en mí y que asentaba firmemente sus reales en la aseveración de que la bajada de impuestos crea empleo y mejora la recaudación del Estado. Bien..., vale..., cerramos los ojos y nos tapamos la nariz: si, por por la salud económica del país y a fin de salir de este infierno en el que nos han metido los prosélitos de Pablo Iglesias, hay que comulgar con ruedas de molino, se comulga.

Sin embargo, lo mejor aún estaba por venir: hace un par de semanas que el gobierno aprobó la nueva reforma laboral y, desde entonces, he venido reflexionando al respecto. Lo cierto es que gran parte de mi opinión sobre ella la recoge muy bien en la suya propia el gran amigo Posodo, que acertadamente la expuso en Unas sugerencias ¿liberales?, cuya lectura recomiendo. Me ahorro, pues, hablar al respecto y me aprovecho (como ya le advertí) de su trabajo.

No obstante, amigos, lo importante de esta reforma es que me ha obligado a replantearme algunos criterios personales... Yo era muy liberal: no admitía el tutelaje del Estado ni estaba dispuesta a permitir que éste metiera la nariz en mi vida más allá de un punto razonable.  Sin embargo, una vez conocida la reforma laboral, y pese a las loas que de ella hacen los liberales de esRadio, no he podido dejar de preguntarme qué pasará cuando, como advierte Posodo, el empresario (que no es tan bondadoso como Carmen Tomás y resto de amigos quieren hacernos creer) nos plantee la siguiente disyuntiva: «Son lentejas, lo tomas o lo dejas. Hay cinco millones de personas esperando a la puerta».

¿Miraré entonces al pasado, cuando todavía papi-Estado extendía sus alas protectoras y me brindaba amparo, cual imponente primo de Zumosol, y añoraré el abrigo que le daba a mi pobre condición de asalariada? ¿O seré consecuente con mi necesidad de libertad y de que se me considere mayor de edad y en posesión de mis facultades mentales sin que papi-Estado tenga que sacarme las lentejas del fuego?

Oídas y sopesadas algunas opiniones de los liberales de esRadio, he acabado por preguntarme si  alguno de ellos llegaría a poner algún tipo de reparo ante la propuesta de un retorno al siglo XIX, y mi intuición se ha inclinado sin dudarlo por el no. Lo cual, llegado el caso, indefectiblemente sometería mi voluntad a la posibilidad de convertirme en un nuevo acólito de la religión socialista -¡condenación!-, pese a que sé que tras ella no existe dios alguno y tan sólo usa de la liturgia obrerista cuando conviene. Y, así pues, queridos amigos, si se alcanzase algún día tal horizonte de sucesos, en el que la atracción de ese agujero negro me absorbiera hasta la zona de no retorno, o área irracional, entonces sí que podría afirmar que ¡ésa sería ciertamente la auténtica, la grande, la única, la última... duda viciosa que me plantearía!, pues tras ella ya sólo quedaría el suicidio de la razón.

Pero ¡vamos, vamos, vamos!..., que no es tan fiero el león como lo pintan. Afortunadamente, existen métodos que ofrecen una rápida recuperación. Si te sientes decaído, amigo finisterraense, cansado de tanto pensar sin alcanzar nunca la línea de llegada a tanto barullo irracional, no lo dudes más: hazte con un buen Animómetro. ¡Pero no cualquiera! Que sea uno de esos en los que ya viene instalado el mecanismo de control personal. No te preocupes por el precio: en la Sociedad Bocetológica encontrarás atractivos descuentos para tu animómetro particular. Sindícate y empieza a aprovechar las muchas ventajas que ofrece el club. 

¡Anímate! Yo ya soy socia:




- - - - - - - - - - - -

Gracias, amigo Urumo ;-)

6 comentarios:

posodo dijo...

Mujer, tampoco hay que pasarse con el desplazamiento del péndulo.

Aunque las reflexiones que expones no dejan de ser un ejemplo de lo que planteamientos radicales, mal explicados (lo de 'insuficientemente' lo doy por descontado), pueden acabar generando.

(Luego, por supuesto, insultarán a quienes no les entienden, en vez de darse cuenta de que no se han preocupado de explicar bien las cosas. Tal vez porque con un "examen de conciencia" se proteste poco).

Gracias por el enlace y por lo de amigo, amiga.

Seguiremos reflexionando sobre el tema.

Un saludo.

URUMO, bocetólogo dijo...

Para fabricar, montar y activar un control personal de animómetro es recomendable el uso de un ahorascopio. Manténgase todo y siempre al alcance de los niños.

Gracias S. Cid.

S. Cid dijo...

Posodo: Lo del pendulazo es pura caricatura, amigo Posodo, que ya hay que ir conociéndome ;-)

Sin embargo, lo que digo en algunos párrafos es cierto: si el liberalismo es lo que proponen los de esRadio, me borro. Y me daría pena, porque estoy bastante de acuerdo con muchos postulados liberales, pero las condiciones laborales del siglo XIX (que es lo que a veces parecen predicar) me resultan inadmisibles: esclavitud, pero sin título de propiedad.

Urumo: Hummm, no recordaba este aparatejo de la Sociedad Bocetológica, aunque lo vi en su día. Sin embargo, bienvenido sea el Ahorascopio, que sin duda me será de gran ayuda para no distraerme de lo esencial en mi replanteamiento personal, ;-)

Los niños deben ser especialmente alentados para introducirse en el estudio de la bocetología a fin de ampliar sus horizontes e incrementar su independencia del robotismo al que indefectiblemente conduce el mundo de hoy en día.

Saludos, amigos, y buen inicio de fin de semana.

posodo dijo...

Sobre los postulados liberales, ya sabes que hay un amplio abanico dentro de ellos, pudiendo decirse, incluso, que llegando a las manos por un quítame allá ese Estado.
Ese grupo de comunicación al que te refieres sería un buen foro para tratar estos temas, si no fueran en sus manifestaciones tan rotundos en unas ocasiones, y tan callados en otras, según quien esté delante (sobre todo, por lo que mande en el grupo), y, casi, tan unánimes en todas (aunque últimamente García Domínguez parece haberle cogido el gusto a eso de llevar la contraria al grupo).
Seguiremos haciendo diversos enfoques al tema (sobre todo ahora que tenemos el ahorascopio).
Un saludo.

S. Cid dijo...

Posodo: Después de leer ayer tu Bueno, bonito y, sobre todo, barato, anduve reflexionando y encontré la respuesta a ciertas preguntas que venía haciéndome. Quizá las trate en una entrada... cuando tenga un minuto y si es que no me puede el aburrimiento finisterraense.

Saludos.

posodo dijo...

Cuenta, cuenta. Y déjate de excusas (o esclusas, a elegir).

Belén 2013

Belén 2011