miércoles, 16 de enero de 2013

Muerte poco naturales, P. D. James

Muertes poco naturales, P. D. James

El cadáver del escritor Maurice Seton es encontrado con las manos espantosamente mutiladas en una barca a la deriva, muy cerca del pequeño pueblo donde el inspector Adam Dalgliesh acaba de comenzar unos días de descanso... ¿Ha muerto Seton por causas naturales, como afirma la policía local, o, por el contrario, estamos ante un premeditado y sádico crimen?...

Una novela de máximo suspense por una de las autoras más cotizadas del género.

Adam Dalgliesh, el célebre personaje de P. D. James, se enfrenta aquí a uno de los casos más siniestros y complicados de su carrera como inspector de Scotland Yard. Acaba de solucionar un caso particularmente difícil y decide tomarse unos días de vacaciones en casa de su tía, en un pequeño pueblo de Suffolk. Pero la misma tarde de su llegada, la policía local encuentra el cadáver de un hombre, con ambas manos cortadas, en una barca a la deriva. Tan macabro hallazgo conmociona la apacible vida de ellos lugareños, pero más aún al saberse que se trata del escritor Maurice Seton, un hombre huraño que deja una cuantiosa herencia y que en vida se granjeó numerosos enemigos... Las sospechas recaen sobre numerosos habitantes de la localidad, cualquiera de ellos puede ser el asesino de Seton: Digby, su hermanastro, joven pendeciero y aficionado a la vida fastuosa; Oliver Latham, antiguo amante de su mujer; Sylvia Kedge, su asistenta y secretaria; etc...

Sin embargo, las investigaciones de la policía local parecen apuntar a una muerte natural, pese a la evidencia de la horrible mutilación en el cuerpo de Seton. La hipótesis del asesinato, ahora sólo sostenida por Dalgliesh, pierde puntos. Pero todo cambia cuando es hallado el cadáver de Digby, único heredero de la fortuna de Seton. A partir de entonces, la sagacidad y el temple de Dalgliesh irán poniendo al descubierto el enrarecido entretejido de motivaciones inconfesables que ha provocado la tragedia... Muertes poco naturales es una novela de alta tensión, cuya lograda caracterización de personajes y veraz ambientación realzan una trama plena de suspense y misterio, magnífica muestra del genio de la autora.

Una vez más: extraordinaria novela. ¡Me ha encantado! P. D. James tiene algo singular de lo que otros carecen o bien o ha conectado conmigo de una forma especial. No sé qué es, pero tengo que volver a decir lo que ya dije en su Un impulso natural: novela interesante, bien construida, extraordinariamente bien narrada y con un final con el que de nuevo P. D. James sorprende.

Dos puntos destaco hoy de este título: la personalidad del inspector Dalgliesh y la forma en que es transmitida al lector, y la ambientación de la novela. Ambos puntos son dignos de estudio y debería tomarme el tiempo necesario para hacerlo. Seguro que P. D. James me daría una lección magistral.

Otro elemento a comentar son los anhelos (así los llamaba en mi último comentario a una obra de esta autora) amorosos de Dalgliesh, enamorado de Deborah Riscoe. Muertes poco naturales comienza con una declaración de intenciones por parte del inspector: Había postergado deliberadamente una decisión personal hasta esas vaciones. Antes de regresar a Londres tenía que decidir si le pedía a Deborah Riscoe que se casara con él, y el libro acaba con un párrafo referido, precisamente, a este punto. Me gusta mucho que la novela policíaca no sea exclusivamente eso: la historia de un crimen y de su resolución. Una trama secundaria que toca a los personajes de un modo ajeno al crimen en sí me parece una forma muy inteligente de dar vida, vida real, a un personaje.

¡Qué bien que aún me quedan tantas novelas de esta autora por leer!

6 comentarios:

Alawen la Arquera dijo...

Que interesante, me la voy a reservar para la pausita de febrero...

Abrazos

MGae dijo...

Creo que éste es anterior al que me leí este verano... Algún día debería plantearme seguir las sagas razonablemente. Por lo pronto, debería ponerme al día en la secuencia con el bueno de Dalgliesh.

Saludos.

S. Cid dijo...

Alawen: Está chulo, sí, y con un ambiente rural muy British.

MGae: ¿Por qué crees que es anterior? ¿Porque pasa algo que...? Uf, ya me han entrado las prisas por seguir leyendo.

Saludos, amigas.

caraguevo dijo...

Creo que tengo algo que ver con que descubrieras a P.D. James. No, no voy a echarme flores por ello, para eso estás tú, ja, ja, ja.

Es una autora que sin gran estruendo mediático sigue sembrando de cadáveres nuestras bibliotecas, para nuestro bien.

Un saludo

posodo dijo...

Muy interesante esta anotación, tanto más porque resulta que tengo la novela en cuestión... y habrá que leerla.
(Pero no sé cuándo.)

Un saludo.

S. Cid dijo...

Caraguevo: Sí, a veces tienes aciertos. Ahí va mi flor. Disfrútala, que la siguiente tardará en llegar (a veces tardas tanto en acertar...) ;-p

Respecto a P. D. James..., que siga matando, que siga; que yo aún no estoy lista para sustituirla, jajaja, aunque voy haciendo mis pinitos.

Posodo: A mí me gusta casi más el trasfondo (personajes, sus pensamientos, sus vidas, el ambiente) que la historia del crimen la cual, por otra parte, está muy bien.

Saludos.

Belén 2013

Belén 2011