lunes, 22 de febrero de 2010

Ley del Menor

Ley del Menor

Aunque probablemente la mujer que aparece en la fotografía no necesita (muy a su pesar) presentación, doy por hecho que tampoco le importará al lector que recordemos su nombre, pues mujeres como ésta (y no otras cuya máxima consecución en la vida ha sido acostarse con un torero u operarse la nariz) sí merecen ser mencionadas constantemente, por su valor, entereza y constancia en la lucha de lo que ella (y tantos de nosotros) entiende por justicia. Es, amigos, Marimar Bermúdez, la madre de la malograda Sandra Palo, cuya vida se vio dolorosa y brutalmente interrumpida merced a la despiadada actitud de unas bestias inhumanas.

Yo, cada vez que la veo derramar lágrimas, no puedo evitar unirme a ella con las mías. Esta mujer luchadora tiene esa virtud: hacerme llegar su sufrimiento tan dentro, que acaba por conseguir que acompañe su llanto con el mío. Hoy, sin embargo, no la traigo hasta aquí para echar unas lágrimas, sino para echarle una mano en la pelea que, tras el asesinato de su hija, emprendió contra esa casta política que vive en un mundo virtual, lejos de éste que pisamos el común de los mortales y al resguardo, por tanto, de los peligros que nos acechan. Una casta política confianda en que a ellos no, y a sus hijos tampoco, les ocurrirá lo que a Sandra Palo. La burbuja en la que viven y, caso de romperse, los guardaespaldas que les protegen impedirán que sus niñas se topen con un Rafita.

Por si alguien está interesado, la Asociación Sandra Palo hará una marcha de protesta el próximo sábado, 27 de febrero, que partirá a las 5 de la tarde de la Plaza Mayor y recorrerá las calles de Bordadores y Arenal hasta llegar a la Puerta del Sol, donde se leerá un manifiesto. También se puede brindar apoyo firmando en la Modificación de la Ley del Menor que está promoviendo esta asociación desde su página web. Para ello, pincha aquí.

7 comentarios:

Guido Finzi dijo...

Y todavía hay demagogos y progres que quieren elevar la edad penal hasta los 21. Ya que están, ¿Por qué no a los 25?. Para mí, conociendo la madurez de estos prematuros delincuentes, bien podrían bajarla hasta los 16. En todo caso, las penas tendría que ser más duras y de mayor cumplimiento.

Un saludos

bate dijo...

Tengo una amiga que dejó de ser zapaterista el año que se arruinó, así de cruel es la vida, y así de ligero son los principios para algunos, y algunas. Hoy me entero que el juez al que el cantante/oveja le llevaría flores, utiliza a sus escoltas para que le quiten a su nene una multa de tráfico por ir un poco peo.
El día que un asesino secuestre, viole y mate a una hija de un mandamás socialista, se cambiarán las leyes.
A mi este tema me pone muy muy nervioso.

Admiro mucho a esta mujer, y a los padres de Marta del Castillo, y a los de la niña Mari Luz, y a tantos otros que están en el anonimato.
Por desgracia, esta lacra irá en aumento.

Saludos

Saludos.

Natalia Pastor dijo...

La política penal y penitenciaria de la izquierda a lo largo de la Historia se sustenta sobre la presunción de las tesis social-marxistas que niegan la responsabilidad individual y tratan de explicar el comportamiento de los seres humanos en función exclusivamente de los condicionantes sociales.
Esta teoría es el origen de la permisividad con los criminales y la justificación de los terroristas, cuyos actos no serían sino producto de una situación previa de "injusticia".
Es por eso que los jueces y legisladores de izquierdas no aceptan la culpa individual de un criminal, sino que tratan de exculpar a los criminales y "culpabilizar" a la sociedad en que operan los delincuentes. De estos despropósitos conceptuales, surgen leyes como la Ley del Menor cuyo resultado salta a la vista.
María del Mar Bermúdez, que lleva años luchando para que se endurezca la Ley del Menor, sólo ha recibido silencio y desdén por parte de los dos grandes partidos.
Unos por convencimiento ideológico (PSOE) y otros por cobardía (PP) se han negado a endurecer las condenas a los menores autores de crímenes tan atroces, y juzgarlos como adultos.

Saludos.

sue dijo...

Nunca he creído demasiado en la justicia, pero este caso en concreto es obsceno y digno de mención. Al igual que tu, Cid, cada vez que veo a Marimar se me hace un nudo en el estómago y no entiendo nada. Sobre todo no me explico por qué siempre nos ofrecen su imagen como si de una loca se tratase.
No creo que tenga que ver con ser de izquierdas o derechas, tiene que ver con el sentido común y la dignidad humana. ¿Acaso los de derechas no han protegido a criminales y pederastas?
Por favor.

S. Cid dijo...

Guido: Pero no harán ningún cambio: a la izquierda no le interesa porque dice (aunque no entiendo en qué se basa) que no es progresista y bla, bla, bla (bueno, sus cosas de siempre), y el PP tampoco se moverá mucho por esos terrenos no vaya a ser que lo llamen facha, fascista, franquista o alguna de las tipiqueces del mundo progril

Bate: Estoy contigo: esta lacra está en aumento. Las bandas, ahora, han descubierto el chollo que es utilizar menores. Y los menores que no están en badas también lo saben, así que... El caso es que cuando ocurre un caso como el de Sandra Palo o el de Marta del Castillo, siempre sale por ahí un ministro (generalmente socialista) que dice que no es el momento, que es un caso aislado y bla, bla, bla... Sí, sí, aislado... Lo dicho, esta lacra irá en aumento.

Y, sí, el jeta Garzón muy socialista y toooossss iguales, pero mandamos a los escoltas para que le quiten la multita al nene que vuelve a casa conduciendo pedo total después de una noche de alcohol.

Natalia: Estoy bastante de acuerdo contigo. Nada más que añadir. Como siempre..., lo has dejado muy claro.

Sue: Sí, es verdad que siempre muestran a esta mujer como si estuviera loca (y si lo estuviera, tampoco sería de extrañar, después de todo lo que ha tenido que pasar), pero es que lo único que quiere es justicia con su hija. Me da mucha pena, mucha, mucha pena...

Saludos a todos.

S. Cid

posodo dijo...

Me gustaría introducir un matiz sobre el planteamiento socialmarxista y de izquierdas respecto de la responsabilidad.
Todo lo dicho más arriba es así, es decir, es la sociedad la responsable y no el individuo criminal que no deja de ser una víctima más, hasta...
Hasta que definitivamente se hacen con el poder como en los países socialistas/comunistas, momento en el que la sociedad ya está bien (claro, son ellos, no pueden tener culpa de nada), y sí son, ¡por fin!, los individuos los culpables de todos los delitos habidos y por haber.
Esto es tan evidente que si alguien no está de acuerdo sólo puede ser porque no se encuentra bien, y lo ingresan en los manicomios hasta que alguien, con criterio, eso sí, decide que ya se ha recuperado.

S. Cid dijo...

Posodo: Matiz muy bien explicado. Sí, es así: en el paraíso socialista/comunista, la sociedad es perfecta, luego es el individuo (generalmente inducido erróneamente por la contaminación maligna de los regímenes fascistas -de ahí, supongo, que impongan la censura total y cierren sus países a cal y canto-) el responsable único de los crímenes. Por eso en mundos como el nuestro el Rafita o (no recuerdo el nombre) el que atacó al profesor Neira están en la calle en este preciso instante disfrutando de libertad, mientras que en esos otros países en los que "definitivamente se han hecho con el poder", el socialismo/comunismo -aquí tan disfrazaditos ellos de demócratas- imponen el gulag y cositas así.

Yo digo lo que le oí decir hoy a Jesús Neira: me da vergüenza ser española y no descarto firmar mi acta de filiación apátrida (o como quiera llamarse la cosa esa) algún día.

Belén 2013

Belén 2011