viernes, 13 de diciembre de 2013

Una fiesta feliz de cumpleaños

Una fiesta feliz de cumpleaños

13-12-13

Hola S. Cid. Me ha encantado pasar un mes y medio contigo y con la clase. Lo que más me ha gustado de todos nosotros ha sido el habernos podido reír juntos; y yo creo que lo hemos pasado muy bien además de estudiar. Por eso, te deseo unas felices navidades y un próspero año nuevo. Espero que nunca cambies, teacher. Siempre estaré ahí cuando necesites mi ayuda. No te defraudaré. Bueno, espero que te relajes mucho este puente y que lo disfrutes. ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Un beso y un abrazo.

E.

Te regalo una sonrisa para este día tan especial (escrito y enmarcado al final de la carta con tinta dorada y acompañado de un smiley).

E. es una de mis alumnas de 1º ESO. La tengo en lengua y en inglés. No sólo es una estudiante excelente, sino también una gran niña. Hoy cumplía 12 años y me ha traído un regalo: unos dulces navideños, un CD de villancicos tradicionales (de La Gaceta, para más señas, lo cual me da una idea sobre ciertos aspectos familiares que hacen que me caiga aún mejor) y una carta, la transcrita ahí arriba. 

Es cierto todo lo que dice: lo hemos pasado muy bien -toda la clase- (aunque no ha sido mes y medio, sino el doble: tres meses. ¡Qué diferente corre el tiempo cuando eres pequeño!). También es cierto que siempre está ahí para mí, y por eso la he nombrado mi secretaria. Hace un excelente trabajo: me lleva la agenda, me cuida la clase cuando salgo, me escribe los grupos de AC..., y, desde luego, nunca me defrauda.

Esta mañana, en lengua, estaba radiante. Buscó un momento para darme el regalito y cuando le pregunté cómo iba a celebrar su cumpleaños me contó que su madre iba a hacer una tarta y merendaría con algunas de sus amigas del cole en su casa. Pero eso fue esta mañana... Luego, por la tarde (a última hora), la vi entrar mustia. Se sentó en su sitio y sacó sus cosas, pero estaba cabizbaja y tenía los ojos llorosos. Me acerqué y le pregunté en bajito qué le pasaba. El profesor de plástica nos ha castigado, dijo. Nos ha puesto un cero a toda la clase. Y se echó a llorar. Eh, vamos -la animé-. Eso no es nada para ti. Lo levantarás sin ningún problema. Ya verás.

Comenzó la clase y ella seguía sin levantar los ojos del libro, y alguna lagrimilla se le cayó. Siempre es la primera en levantar la mano para corregir. Siempre es la primera en participar, siempre es la primera en ofrecerse a cualquier cosa, menos hoy. Yo no la forcé. Esperé a que se tranquilizara. Diez minutos después de empezar la clase, levantó la mano por primera vez. Y yo le pregunté. Luego, al poco, la volvió a levantar; y yo volví a preguntarle. Y al poco... Y después... Y luego...

Al sonar el timbre de las 4.30, la clase salió en desbandada. Mientras cerraba el ordenador y ella recogía sus cosas, le dije: Hoy lo has hecho muy bien en inglés y, ¿sabes?... -me miró interrogativamente-. Te he puesto un diez.

Así de simple:  E. se fue sonriendo y yo me aseguré de que su fiesta de cumpleaños fuera feliz de verdad.

6 comentarios:

Alawen la Arquera dijo...

Que maja.

La niña también ;)

posodo dijo...

Le tenías que haber puesto un 13, y así sería:
un 13 cuando los 12 del 13 del 12 del 13.

(Pero ya sé que las matemáticas no son de tu negociado; la majeza, sí.)

En todo caso, felicítala por el cumpleaños, por ella y por la profe-.

posodo dijo...

Sobre lo del periódico, ¿se trata de esforzados exploradores? Lo digo porque por aquí ya no distribuye.

caraguevo dijo...

Una bonita historia.
Felicita a la niña.
¿Has visto que se pueden crear historias bonitas sin meterte conmigo? Ja, ja, ja.

;-P

Carlos dijo...

Un gran gesto por tu parte. Qué poco hace falta para regalar felicidad, S.Cid.

S. Cid dijo...

La niña es muy rica y, además, una estudiante buenísima. En realidad, no le puse el 10 (notas numéricas sólo se ponen en los trabajos, exámenes...), pero sí que le puse un positivo. Además, en cualquier caso, un diez sí que tendrá a final de evaluación. Se lo habrá ganado ella solita, pero el viernes necesitaba un empujoncito anímico y no me costó nada dárselo.

Igual que no tiene un 0 en plástica. Mi compañero de plástica seguro que no llevó a cabo la amenaza. Son las cosas que decimos cuando ya nos tienen desesperados, por ver si conseguimos que se comporten. En cualquier caso, estas amenazas sólo se las tragan los de 1º ESO y, lo más triste, sólo afectan a niños como E., que encima seguro que no se lo merecía.

PD: Caraguevo: nuestras historias son de peli de terror de serie B. A ti es imposible que te dedique una bonita. ;-p

Belén 2013

Belén 2011