miércoles, 14 de octubre de 2009

¿De verdad usted no cree en los fantasmas?

¿De verdad usted no cree en los fantasmas?


Yo tampoco lo hacía… hasta que este verano, invitada por Karl a una corrida de toros –a ver si no…, de qué va a ser… ;-)–, observé algo que me sobrecogió. Le di un codazo a Karl y llamé su atención sobre lo que mis ojos estaban viendo. Él, sin embargo, no fue capaz de distinguirlo y, cuando se lo expliqué, pensó que me había vuelto loca. Yo, al percatarme de la tranquilidad con que el público seguía la corrida sin reparar en la sombra fantasmal, también lo creí: si nadie más lo veía, sin duda debía de ser yo quien estaba equivocada. Mi cámara fotográfica, sin embargo, no se dejó engañar y trajo al papel lo que yo había visto en la plaza. Miren:



¿A qué picador desconocido perteneció esa sombra espectral que se posó sobre las tablas aquella tarde? Y, sobre todo, ¿qué circunstancias envolvieron su muerte para que los espíritus, humano y equino, registrados por la cámara fotográfica aún deambulen por ésta vigilando, sin duda, el tendido?



[…]



¿Que estoy pirada? ¿Que estoy intentando quedarme con vosotros…? Vale, está bien…, lo reconozco: he estado jugando con el escáner… Esta es la foto original:


Pero reconoced que, por un momento, dudasteis. Sí, ya, claro… Ahora todos a contarme la historia de que no os la tragasteis ni un segundo. Vosotros sí que sois fantasmones… Si se os ha visto el plumero…


¡Mecachis! Que una no pueda jugar a ser Iker Jiménez ni siquiera en su blog… ¡Manda webs! :-p


---------------------

Nota: foto tomada de El Mundo, martes, 11-Agosto-2009


7 comentarios:

posodo dijo...

¿Está demostrado indubitadamente que la sombra corresponde al picador de la foto?
Pues entonces...

Guido Finzi dijo...

Yo detesto estos asesinatos, socialmente aceptados en virtud de no sé qué supuesto arte, de animales y tampoco me atrae la estética americonada y multicolor de los trajes de luces, por lo que no iría a un evento de estos ni aunque matara José Tomás y me obsequiaran con una localidad preferente.
Un saludo.

PD: Para los animales, el Holocausto no termina nunca.

Kericolo dijo...

Guido, ya somos dos en contra de semejante espectáculo...la parafernalia de los trajes y las luces de resultan indiferentes, pero la matanza no...en cuanto a la jugada del fantasma....mmmm ese sería un fantasma muy descarado no? Saludos y besos a S.Cid

Guido Finzi dijo...

Kericolo:
Somos bastantes más....y ni te cuento lo que haría con una nave industrial, una silla, un taladro, cinta aislante y un frasco de sal, con los cabrones que el otro día asaltaron, en algún lugar del País Vasco, un criadero de conejos y mataron a golpes a varios miles, destripándolos y dejando a alguno colgado a modo de firma de semejante hazaña.

Anónimo dijo...

Lo de las corridas, es remar contra la corriente. Mi marido, educado en Mexico, era
un aficionado total a la fiesta taurina y así
nos recorrimos infinidad de cosos allá y en
España. Estando en la Las Ventas de Madrid,
para un festejo de San Isidro, donde fuimos,
llevando a mi hija, ésta lloraba a moco tendido
pero lo hacía por el toro, no por un pobre
torerito que tomaba la alternativa y fue
corneado... Un señor que nos acompañaba en las
gradas, la miraba, estupefacto. -hija, si casi
han matao al torero y usted llora es por el
toro!!!- Yo sufro igual. La música es contagiosa, el público es alegre, pero ese
despliegue de crueldad, no me va.
Ese fantasma...mmmm...
Un beso Agatha S.Cid. Eres una escritoraza!!!
BB

bate dijo...

A mi me gustan los toros, el ambiente de la Maestranza a las cinco de la tarde los días de feria. Si tuviera dinero a mansalva le compraría a mi madre un cortijo al lado de Doñana, que es lo que siempre hemos querido hacer los pobres en Andalucía. Los domingos haría rabo de toro, que me sale muy bien, todo hay que decirlo. Invitaría a mis amigos a torear una vaquilla y luego nos fumanriamos un puro.Todo esto en un salón presidido por la virgen del Rocio, pa que no nos falte de na. En este pazguato país de nuevos ricos y catetos modernos, algunos y algunas tienen más consideración con su perrita pequinés que con el pobre miserable que te ayuda con el carrito de la compra.

Yo creo que la figura real del picador no se corresponde con la sombra...;-)

S. Cid dijo...

Caray..., programé esta entrada el pasado domingo, con la que empezaba una nueva etiqueta -"De guasa"-, donde ir metiendo las chorradas mentales que se me ocurren... A las 9:30 de la mañana comprobé que se había publicado correctamente y... cuando vuelvo, al cabo de las horas, me encuentro que se ha montado todo un debate taruino-antitaurino en el blog. Jajajaja, qué impensados vericuetos toma esta paginilla verde de vez en cuando.

Bueno, yo pertenezco al grupo al que no le gustan los toros. Sólo dos veces he estado en las Ventas: una, en mi post-adolescencia, para una becerrada, o como se llame, a la que me invitaron y en la que no aguanté más de un cuarto de hora, y la otra para un concierto. Así que no estuve con Karl este verano en los toros..., entre otras cosas porque Karl es también producto de mi imaginación, pero... la sombra, la sombra... ;-)

Y cómo no pienso entrar al trapo (mira qué expresión más taurina me ha salido) en este debate, pues os contaré que he estado toda la tarde liada con el cursillo al que tontamente me apunté y os digo que... a la hora de poner enlaces internos dentro de una página web... LAS TILDES SON IMPORTANTÍSIMAS. Me he pasado media tarde intentando dilucidar por qué unos enlaces funcionaban y otros no. Hasta que, de entre las palabras: adaptación, evaluación, promoción, diversidad, diversificación, compensatoria, comprensiva, necesidades y garantía, me di cuenta de que sólo funcionaban los enlaces de las palabras que no llevaban tilde. Le quité la tilde a los enlaces internos y... ¡FUNCIONÓ!

Qué lista soy..., y qué malas las anotaciones que me han enviado en un CD... que no te avisa de estas cosas...

Bueno, no doy más la brasa al personal con mi descubrimiento vespertino y les dejo con sus debates... ;-)

Saludos amistosos a todos.

(Agatha) S. Cid ;-)

Belén 2013

Belén 2011