domingo, 17 de julio de 2011

Elogio de las madres

Elogio de las madres

Ando un poco perezosa con esto del blogomundo estos últimos días. Supongo que lo habréis percibido (¡y espero que, de hecho, sí que lo hayáis notado!, porque si no lo habéis hecho..., mal asunto. Eso significa que nadie me visita). Sin embargo, no es que ande por ahí, desparramándome en el primer sofá que encuentre o aprovechando hasta la última micra de segundo en la cama. ¡No, qué va! Activa ando un rato. He pasado la revisión de los 60.000 km del coche (4 horas de mi vida sentada en una terraza esperando, ufff, qué sopor), he pasado varias revisiones personales (y aún queda alguna pendiente), me he dedicado con frenesí al brico-hogar (del cual tendréis alguna información en estas páginas -siempre y cuando los resultados sean potables y no muevan a la risa- Dignidad, amigos, ante todo hay que cuidar de la dignidad propia), he leído, he comprado unos cuantos libros (¡oh, Dios mío, sálvame de esta manía mía o empezaré a tener problemas serios de espacio) y, por supuesto, he visitado vuestras casas y os he leído, aunque no haya comentado mucho (prometo firmemente hacer propósito de enmienda y ponerme a ello en cuanto me llegue el aliento).

Ahora bien, os estaréis preguntando: ¿y todo este rollazo que nos ha endosado, qué demonios tiene que ver con las madres y en qué esotérico sentido se las elogia? Pues viene el cuento a que encontré el otro día en casa de Caraguevo una fotico con la que estuve un buen rato partiéndome la caja y que (espero que con su permiso) voy a traeros hasta aquí, de manera que entenderéis enseguida el porqué del título de la entrada:


13 comentarios:

Alawen dijo...

Te echamos de menos convenientemente, sólo que es muy fatigoso levantarse del sillón a escribir...
Riéte de etiquetas, pero eso es lo que hace mi hermano el mayor, casado y padre, con los jerseys delicados. Añade "or sister"...
Descansa mucho, un abrazo:)

Bate dijo...

Hola S. Cid, ¿todo bien? Lo de las revisiones del coche es un verdadero calvario, temporal, y económico. Yo cuando me encuentro con una prenda de vestir con una etiqueta con muchas instrucciones y muchos dibujitos la dejo en el mismo sitio. Paso de complicarme la vida.

También esperamos como agua de mayo las fotos de tus viajes veraniegos, y si este año no toca viaje, sube lo que te apetezca ;-)

S. Cid dijo...

Alawen: Escribir..., uffff. Yo, que tenía tan requetepensada mi estrategia escribidora para estos días (no digo para todo el verano, porque en Agosto será casi imposible), no la estoy cumpliendo ni de lejos. Es más: no la estoy cumpliendo. Labores bricolajeras que durante el invierno son imposibles reclaman toda mi atención. Y son imprescindibles, si quiero que la casa esté luego ordenada y ¡definitiva! Me mudé hace tres años y todavía no he acabado de ponerla como quiero que esté.

Luego... está lo del sopor y tal, aunque lo cierto es que el verano está siendo muy benigno. En fin, que no tengo demasiada excusa (salvo la pereza -ésa que intenté difrazar en el primer párrafo de la entrada, jajaja). Veremos si me pongo las pilas.

Bate: Pues chico, la dichosa revisión me ha costado una pasta (y eso que me hicieron el 20% de descuento porque, según decían, estaban de promoción). Pero, bueno, doy el dinero por bien empleado. El coche va bien, pero me horroriza pensar que me falle por ahí, en cualquier páramo olvidado de esta España nuestra o, peor, que el fallo me lleve a un accidente.

De momento no tengo fotos que ofrecer porque sigo en Madrid. Creo que me marcharé para finales de Julio, así que ya iré informando.

Ambos: En cuanto a lo de las etiquetas, yo no les hago mucho caso, la verdad. Si la ropa que voy a lavar es delicada, le doy al boton de "prendas delicadas" y bajo el centrifugado a 600. Si es normal, pongo el botón de normal y el centrifugado a 700. Una vez probé el de 900 y me dejó la ropa tan arrugada que fue un martirio el plancharla.

El resto de botones (y mira que tiene botones mi lavadora, que parece la Estación Espacial Internacional) no sé para que sirven. Si algún día los necesito, ya me leeré las instrucciones. :)

Saludos, amigos.

Bate dijo...

Uff... eso que dices del centrifugado de la lavadora a 600, 700 o 900 revoluciones me ha dejado descolocado. Yo me limito a echar la ropa sucia al bombo y darle después a un botoncito que pone 40º (no me preguntes qué puñetas significa), y pare usted de contar.
A mi me ha sonado este comentario tuyo a una cierta superioridad adquirida que tenéis las mujeres antes de nacer para con estas máquinas del diablo ;-) jejeje.

*Espero que no haya por aquí ninguna Pajín.

Bate dijo...

Qué mal me he explicado, bueno, en fin.

posodo dijo...

Lo de la pereza, ¿no se te habrá contagiado de mi amigo CV, verdad?
Sobre el bricolaje, ¿no se te habrá contagiado de mis estanterías?
Sobre las revisiones entiendo que bien. La del coche, para venir a Valencia, no la necesitas, ya lo sabes.
Y sobre la lavadora, ya contaré.
Un saludo a todos.

Bate dijo...

Qué amigos mas raros te echas, Posodo ;-)

posodo dijo...

Bate, ahora sí que te has explicado muy bien ;-)
Pero tranquilo, estoy en proceso de desafección (como se puede observar, por ejemplo).
Un saludo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Lo de la etiqueta parece de coña, yo me he partido el pecho un buen rato, jeje...

S. Cid dijo...

Bate: Es verdad..., así leído... suena a chulería sapiencil por mi parte. Pero, no, amigo, de sabia nada. Mira por aquí y verás las luchas que me traigo con los aparatejos modernos...

PD: ¿Le pasarán esas cosas a las aídos y las pajines?

Posodo:
-¿De tu amigo Curriculum Vitae, dices, o del otro CV? Si es del otro..., no, qué va, yo soy católica...
-No, tranqui, aún tengo sitio en las mías. Es otro tipo de bricolaje, aunque para el jueves o así quiero terminar un trabajo también de estanterías, pero en el trastero. O sea, para trastos, no para libros.
-Sí, entiendes, bien. Veremos qué tal la de mañana. Del coche, nooooooooooo, a Valencia iré en AVE... Si Pepiño no lo ha cerrado para entonces,claro, porque tal y como está el país...
-De tu lavadora..., ¿te refieres a aquélla que se paraba cuando le venía en gana o a la otra que la sustituyó junto con el lavaplatos? Aguardaremos pacientemente tus noticias... ;-)

Paco: Es que la etiquetita se las trae. Me reí un buen rato yo también.

Saludos, amigos.

posodo dijo...

Buena memoria, ¿o es que aquellas anotaciones te recordaron algo similar a lo que ya contaré?

P.S. Vas a acabar muy científica. Ya sabes, la paciencia es la madre de la ciencia ;-)

S. Cid dijo...

Posodo: La verdad es que podría dármelas aquí de buena memoria y tal..., pero lo cierto es que utilicé el buscador de tu blog, jajajaja. Eso sí, me acordaba de tu ¡lavadora y sus problemas! Entonces..., ¡sí!, ¡¡¡tengo buena memoria!!! ¿O será que le presto gran interés a tus platos...? ;-)

Científica no sé, pero como Job..., seguro ;-)

caraguevo dijo...

Je, je, je, lo que ha dado de sí la puñetera etiqueta. Ya veo que no soy el único que no sabe qué significa, al principio creía que era la marca, pensaba: "Tengo toda la ropa de la misma marca", pero luego, anteayer como mucho, me enteré que no, no era eso.
Muchas gracias por la cita. Tienes todos los permisos que sean de menester. Y como en el buffet libre, repite las veces que quieras.
Un abrazo.

Belén 2013

Belén 2011