sábado, 27 de noviembre de 2010

Libreando espero...

Libreando espero...

Ayer por la tarde quedé con una amiga que, por motivos que no vienen al caso, hubo de retrasar nuestra cita cuando yo ya estaba de camino. Hacía frío en Madrid..., bastante, bastante frío y, aunque di un paseíto abriendo bien los ojos esta vez -que va una siempre deprisa a todas partes y no se fija en aquello que cree ya tiene más que visto-, pues aunque di un paseíto, decía, que disfruté de lo lindo viendo qué bonita es esta ciudad,  estaba fresca..., muy fresca la tarde-noche y no era cuestión de andar callejeando como un perro sin amo en espera de que mi amiga llegara. Así que busqué un lugar donde refugiarme y darle un poco de calor a la nariz, que el resto del  cuerpo iba bien abrigado. Lo encontré, naturalmente..., no, no en una cafetería o similar, sino en La Casa del Libro. Cuando entré, porque me conozco bien, me dije: "S. Cid, S. Cid..., cuidadito con lo que haces... Si acaso, un librito o dos..., pero no más". Sí, me conozco bien, pero no me obedezco nada. Así que me obligué a salir de allí cuando ya los brazos no eran capaces de sostener más libros. Y es que para esto del esperar, librear será más sano que fumar, pero hay que ver lo que le cuesta a una en esfuerzo físico (mis bíceps son más bien debiluchos) y el palo que se le da a la tarjeta... Eso sí, la nariz recuperó su color sonrosado.

Sólo hay que cruzar la calle (en realidad, las dos calles: Alcalá y Goya) desde La Casa del Libro para plantarse en el Corte Inglés, cuya calefacción es tan buena como la de La Casa del Libro, de modo que allí me entretuve otro rato. No libreando, en esta ocasión, sino disqueando. Pero ésa es una historia que tendrá su propia entrada, de modo que nada hay que decir sobre ella por el momento. Y después, ¿qué? Pues callejear de nuevo. Esta vez Goya abajo. Entré en el VIP's, establecimiento que tampoco tiene nada que envidiar a los otros dos en lo que a calefacción se refiere, y estuve echando un vistacillo a los libros. Por suerte para mi cuenta corriente, ninguno de ellos me llamó a gritos. Y ya, en la calle de nuevo, mandé un mensaje a mi amiga, harta de dar vueltas e ir aprovechándome de la calefacción ajena: "Estoy en Ppe. Vergara esquina Goya, voy para allá y te espero en la puerta". Allá era San Manuel y San Benito, donde ella estaba asistiendo a un cursillo para el bautizo de una sobrina -y donde se casó mi hermana mayor, por cierto-. Y allí que me planté. Claro que, para cuando lo hice -y eso que la distancia no fue larga-, mi nariz comenzaba a sentirse congelada de nuevo e incluso las manos, a pesar de los guantes, pedían una nueva parada calórica. ¿Y dónde meterse? El Retiro, justo enfrente, mandaba un vientecillo helado que te quitaba el aliento. Pero, ¡ah!, las puertas de la iglesia estaban abiertas y había luz en su interior. ¿Misa a esas horas? -eran las nueve-. Me extrañó, pero lo importante es que ahí estaba un nuevo refugio calentito esperando a mi nariz. ¡Cuál sería mi sorprensa cuando, al entrar, me encontré la iglesia a rebosar y... una escolanía cantando a pleno pulmón! Y allí me quedé, calentita y disfrutando de la Escolanía del Real Monasterio del Escorial, que daba un concierto para celebrar el centenario de San Manuel y San Benito.

Lo que da de sí un retraso..., ¿eh?

10 comentarios:

posodo dijo...

Guido opina que son los libros quienes nos eligen, pero a veces siguen métodos algo rebuscados, por ejemplo, el retraso de tu amiga (seguramente inducido por algún otro libro,tal vez incluso de música, y por eso el encuentro final con la Escolanía).
Estoy tan convencido de ello que... ¿se puede quedar con tu amiga?

S. Cid dijo...

Posodo: Sí, claro. Te concertaré una cita con ella, pero la avisaré para que se retrase. Así tendrás más tiempo ;-)

PD: no te olvides de la bufanda, los guantes y el gorro que, de calefacción en calefacción, no veas el frío que pasas.

Paco Gómez Escribano dijo...

A veces, un hecho aparentemente fortuito nos depara consecuencias que no habíamos previsto. En tu caso, veo que el retraso de tu amiga no te vino nada mal, anda que no hiciste cosas. Un abrazo.

Lady Boheme dijo...

Ojú, niña... sí que hacía frío ayer en Madrid, yo también lo experimenté (afortunadamente yo había quedado en el centro comercial Príncipe Pío y, aunque mi amigo también llegó tarde, no pasé frío). Curioso que también estuve libreando, en una librería que han abierto nueva (quien dice nueva, igual lleva 6 meses, que es lo que hacía que no pasaba por allí... bueno, 6 meses no, pero unos cuantos sí), pero con los problemas de espacio que tengo, que me vienen ahora 2 cumples y hay que encargar los Reyes... me contuve, jeje.

Pero los malditos libros me hacían ojitos...

S. Cid dijo...

Paco: Sí, fue una tarde productiva, en especial para mi biblioteca (aunque no para el bolsillo, que gruñó un poco, jajaja).

Lady Boheme: Si es que no podemos resistirnos..., a librear digo... ;-)

Saludos, amigos.

caraguevo dijo...

Eso de "librear" está muy bien, a mí me toca el próximo fin de semana-acueducto.
VIPS aquí en Valencia nunca ha sido una referencia de librería, sólo un lugar de encuentro de los pijos.
Veo que no has caído, todavía, en la tentación del e-book, pero ¡qué poquito te queda!
Lo de sostener los libros tú lo veo como una ironía para con el servicio, que hay que ver cómo está, según decía la película.
Te ruego tengas a bien hablar con quien corresponda para que el fin de semana del 18 y 19 y los dos días siguientes haga buen tiempo en la capital, que tengo mucho que andar por esas calles durante esos días.
Un saludo

Sue dijo...

Entiendo esa sensación, Cid. Con la ropa no me ocurre, pero con los libros...madre. Y me juré no comprar ninguno más hasta tener más espacio o más tiempo para leer, sin embargo no me hice ni caso y ya he adquirido tres desde mi promesa.
Uff.
Este finde, sin embargo, lo pasé viendo pelis y solo salí a comprar aguacate para hacer guacamole. (Bueno, y la fiesta del viernes de la que mejor no hablo...)
Entre las pelis que vi puedo destacar "Smart people", con un Dennis Quaid mejorado (como actor).
En fin, que el frío va a seguir. Dicen.

S. Cid dijo...

Caragüevo: Puedo elevar una petición especial (aunque no sé a quién debo dirigirla) para que haga buen tiempo el fin de semana del 18, aunque parece que las cosas no sólo no están mejorando, sino que empeoran... Si el viernes pasado hacía frío, hoy ya ni te cuento: lleva nevando desde la por la mañana.

Sue: A veces yo también me hago propósitos con respecto a la compra de libros: tengo tantos en espera que me digo: "hasta que no avance un poco en la lista, no compro más". Pero son palabras vanas: siempre, siempre pico ;-)

posodo dijo...

Gracias. Y 'hablamos'.
Sobre tu último comentario, ya se sabe que los deseos de la 'lista', la inteligente los despista.

posodo dijo...

Se me ha escapado una 'a' junto a la 'ye', o una 'ae' junto a la 'i griega'...
Bueno, el caso es que quería decir «Ya 'hablamos'»

Belén 2013

Belén 2011