sábado, 16 de abril de 2011

Próximamente en su monitor...

Próximamente en su monitor...

Poco después de comenzar a escribir en este blog, me percaté de que tenía ciertas habilidades... para el crimen, y de ahí surgieron los primeros relatitos del "Atrápame si puedes". Eran cortos, naturalmente, puesto que estaban pensados para ver la vida en estas páginas de Finis Terrae y, por tanto, me impuse una longitud que no fuera más allá de las mil palabras. 

Luego, la vívida imaginación con que han querido las Musas obsequiarme comenzó a quejarse porque tan breve longitud no daba para desarrollar sus dotes tanto como deseaban, de modo que, a fin de darle cierta satisfacción, comencé a escribir mis crímenes algo más largos. En realidad..., mucho más largos, con lo que la posibilidad de que vinieran a exhibirse por aquí quedaba anulada. Sin embargo, no he renunciado a hacerlos públicos algún día. ¿Qué sentido tiene escribir una historia si sólo la voy a leer yo? Sí, ya, puedo consolarme pensando en lo bien que lo he pasado durante el tiempo en que fui pergeñándola hasta darle vida, pero los relatos están muertos mientras no sean leídos, de modo que no descarto que algún día pueda ofrecerlos al lector de Finis Terrae en formato PDF, o algo así, de manera que los que tengan un lector de e-book puedan deleitarse con mis asesinatos.

En el ínterin, entre muerte y muerte, y merced a una historia titulada Tal vez que surgió, como bien se explica en esta Disección de un relato, tras la vil tarea doméstica de barrer el patio, vino a mi cabeza la idea de una nueva serie de relatos, en esta ocasión, sin embargo, de índole diferente, pues aunque en ellos pudieran aparecer crímenes de la más variada condición, no surgiría la trama de una investigación detectivesca, sino de un hecho inexplicable del que brotaba toda la historia. Así surgió Tal vez (escrita también para blog y, por tanto, breve) y así ha venido a este mundo Capricho fatal, cuyos primeros párrafos ya anduvieron por aquí pero que no enlazo porque voy a permitirme su repetición en una próxima entrada, tras la cual vendrán otras  (pues este Capricho fatal es demasiado largo para publicarlo de una sola vez) que irán mostrando al lector interesado el devenir del pobre Harry Elvesham.

De modo que presta atención, lector de este blog, si es que sientes cierta inclinación por mis relatitos, porque próximamente tendrás la historia disponible en tu monitor.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Nota añadida con posterioridad: si deseas leer este relato, puedes visitar Capricho fatal I.

12 comentarios:

posodo dijo...

Próximamente.
Pues aquí estoy.

S. Cid dijo...

Posodo: Pero no tan próximamente, Posodo, jajajaja. Puedes irte a dormir tranquilo, que se te ve muy cansado ahí, de pie... Mira que no haber sacado ni unas sillas. ¡Qué mala anfitriona soy! ;-)

José Antonio del Pozo dijo...

Buena idea, Scid. Killing us softly with your song and with your tales.
Saludos blogueros

S. Cid dijo...

José Antonio: Don't worry... I'll kill you softly... ;-)

Sue dijo...

¿Y por qué no cuelgas uno de esos largos crímenes por capítulos en lugar de hacerlos más cortitos?
No sé, es una idea.
Yo ya estoy deseando leerlos.

S. Cid dijo...

Sue: Eso voy a hacer con "Capricho fatal" (por cierto que, si se os ocurre algún título más sugerente, proponédmelo, please, porque éste no acaba de convencerme): voy a ir publicándolo en capitulitos (aunque a la hora de escribirlo no está realmente dividido en capítulos) de una longitud adecuada para el blog.

No es una de mis historias detectivescas, pero un crimen hay. ¿Un crimen? ¿En realidad..., es un crimen? Hummmm. La solución, a partir de mañana ;-)

Sue dijo...

"Capricho fatal" suena a película de sobremesa de Antena 3, aunque le falta el membrete de "Basado en hechos reales" :)
Aún asi, quizás le venga bien a tu historia, no sé, sería cuestión de que adelantaras algo del argumento para darte alguna idea...

S. Cid dijo...

Sue: No había dado yo con el porqué de que no acabara de gustarme el título, pero tú has respondido a mi pregunta: "suena a película de sobremesa de Antena 3", jajajajajaja. Hay que cambiarlo, hay que cambiarlo. Ya podéis ir dando ideas.

Adelantar el argumento... Hummmmm... ¡No! No voy a adelantar nada. No, no, no... ;-) Mañana empezará a desvelarse el secreto... Aunque ya leíste algo de él. Es el relatito de la suegra...

Ana Laura dijo...

Biennnn! Yo sabía que ibas a volver a publicar cuentitos. No me importa si debo leerlos de un tirón o en capítulos, la cosa es que nos los acerques, que aquí estamos ansiosos por leerlos. :)

Y en cuanto al título... bueno, sin conocer la historia no me animo a sugerir uno alternativo, pero ya lo haré (si se me ocurre algo mejor).

Saludos y espero ansiosa!!

S. Cid dijo...

Ana: Pues este será en capitulitos. Seis, en concreto. A ver si te gusta :-)

En cuanto al título, sí, ,tendréis que esperar un poco hasta que hayáis leído el relatito entero, pero si al final se os ocurre uno, dadme ideas, please :-))

ROBER dijo...

Te admiro S. Cid. Por el largo aliento que tienes disponible para escribir una historia larga. Nunca he podido hacerlo, sólo una vez, y jamás lo publiqué, porque tengo mis dudas acerca de si vale o no ser leido.
En tu caso me gustan más tus notas breves, comentarios y otros. Creo que se maneja mejor en la red.
Te aclaro que no leo más novelas. Esa época quedó atrás. Además algo le pasa a este orddenador, que se sale de página una y otra vez.
Como sea, dada esa dificultad, lo copiaré, si puedo, y lo leeré tranquilo en mi archivo.
Un abrazo colega.

S. Cid dijo...

Rober: Me halaga lo que dices sobre mi "largo aliento", pero no creas que yo no tengo dudas sobre si mis historias merecen ser leídas o no. Supongo que son escritas para eso, para que se lean, sin embargo..., no me atrae nada, nada la idea de malgastar el tiempo de los lectores. De ahí mis dudas. Y, de hecho, éste ha sido un ensayo que las ha acrecentado aún más: sí, un blog no es espacio para historias largas. No creo que repita.

Me gustaría, eso sí, poder complacerte con alguna nota breve o comentario de esos que te gustan, pero de momento lo veo difícil. Últimamente las cosas no van muy bien... por aquí arriba (me refiero a mi cabeza, naturalmente). Estoy en otro mundo. Un mundo ácido, por cierto, que me está llenando de amargura. Pero esa es otra historia para contarme sólo a mí misma, así que mejor no te doy más la lata.

Gracias por tu visita y un abrazo para ti también.

Belén 2013

Belén 2011