lunes, 28 de febrero de 2011

Yo nací para ser rica

Yo nací para ser rica

He oído alguna que otra vez la frase con la que hoy titulo la entrada. Supongo que con ella se pretende expresar que quien lo dice aspira a vivir como  un potentado, con mucho aparejo exterior y comodidades sin fin; con todo el tiempo del mundo para ir de compras y para que a una la masajeen, la peinen, la admiren y... (véase el programa sobre la inepcia y  la frivolidad que emitió Telecinco acerca de la tal Lomana, así me ahorro palabras).


Yo también nací para ser rica, of course (¿y quién no?). La diferencia estriba en el significado que cada uno le dé al adjetivo. Dado como real el supuesto de riqueza, yo:
-me levantaría temprano y desayunaría café cargado con leche, tostadas y fruta.
-me marcharía a dar un largo paseo por el campo.
-me sentaría ante un buen brasero y dejaría discurrir las horas tranquilamente con una pila de libros a mi lado, cada uno para un momento diferente del día (sí, soy rara, leo distintos tipos de libros según la hora en que me encuentre).


Y..., bueno, supongo que con una larga vida de opulencia y abundante fortuna por delante, se me ocurrirían cientos de actividades más que añadir a mi lista, pero la realidad, desgraciadamente, es muy distinta, de modo que las pocas ocasiones en las que me puedo permitir el lujo de vivir como una auténtica tía podrida de pasta son escasas. Eso sí, de cuando en cuando, existen: como este fin de semana pasado.

Hoy es lunes, empero..., y estamos de vuelta. De vuelta, no. ¡Mucho peor! Hoy toca interminable junta de evaluación. El miércoles, a Aula y, después, otra junta de evaluación. Y el viernes..., oh, qué cansancio: carnaval.

¡Ay, mi desayuno tranquilo! ¡Ay, mi paseo campestre! ¡Y ay, ay, ay... mis libritos! Desde luego... ¡yo también nací para ser rica!

13 comentarios:

Lady Boheme dijo...

Pues me gusta más tu idea de ser rica que el de la tal Lomana, y eso que no sé ni quién es. Sí, soy así de rara y en cuanto a personajes del mundillo del corazón, o similares, no tengo ni idea. Pero vamos, que yo, con pasta, además de crear Fundaciones benéficas y tal, haría viajes, conocería otras culturas, y tendría la biblioteca más grande de la historia!!! En la que me sentaría o tumbaría a leer (por supuesto habría todo tipo de comodísimos sillones) y a pasar las horas... jeje!

Igual también crearía una editorial, para publicar las obras raras que se quedan fuera, o publicarme a mí misma :P

Ay, lunes!! Por qué tuviste que llegar???

Besotes y ánimo!!!

ofilia dijo...

Estimada S. Cid. sólo puedo decir 'ánimo con esta semanita pesada!' Me diste la idea de hacer mi lista de cosas para hacer en caso de que fuera rica. Aunque pienso que si fuera rica ya las habría hecho, no?

Ofilia

Ana Laura dijo...

Pues yo también me siento más identificada con tus actividades de rica que las que mencionaste primero. Aunque le agregaría muchas tardes mirando series y noches yendo al cine. Así, ¿quién no quiere ser rica?


Uf, y con respecto a las clases, el 14 comienzo otra vez yo, y hoy comencé la actividad en la biblioteca otra vez... incluido madrugón y desayuno a las apuradas. Y bueh, no soy rica. :D

Saludos!!

Miguel Baquero dijo...

No ha visto lo de la tal Lomana, pero te aseguro que si yo fuera tico no tendría mi ilusión puesta como tantos otros y, sobre todo, otras, en ir de tiendas y comprarme ropa. De shopping. Otras cosas no sé, pero eso seguro que no lo haría

Sue dijo...

Yo estoy con Baquero. Qué triste.

Cid ¿la Lomana no es esa que parece que habla con una p.. bueno con algo en la boca? Sí, una rubia muy estirada (la piel digo) con la que hicieron un documental en la India y a los dos minutos de estar por las calles de Bombay (creo) dijo algo así como que se agobiaba mucho con tanto caos y tanta suciedad, que si estuviera todo más limpio la India sería más bonito... (para una vez que veo la tv y lo mal que me cunde).
Ya sé quien es.
Muy triste la señora.
Y muy fea.

S. Cid dijo...

Lady Boheme: Lo de los viajes está bien, pero tal y como está el mundo últimamente..., no sé, no sé..., igual es mejor quedarse en esa magnífica biblioteca de cómodos sillones ;-)

Ofilia: Gracias por los ánimos. La junta más pesada era la de hoy y ya ha pasado. Claro que lo que más me cuesta es lo del carnaval. Parece que el colegio se vuelve loco ese día con la dichosa fiesta. Se trastocan los horarios, todo el mundo va oculto debajo de una máscara. ¿Y sabes tú lo difícil que es llamarle la atención al hombre-lobo o a una ardilla o a una galleta o a un paquete de patatas fritas? Bufff....

Ana Laura: Ah, ¿además de profe trabajas en una biblioteca? Qué profesión más guay. Cómo me gustaría ser bibliotecaria: un trabajo tranquilo, silencioso y entre libros. ¿Qué más se puede pedir?

Miguel: Odio ir de compras. Es quizá una de las actividades más tediosas del mundo mundial. No sé qué ven en ello, la verdad. Otra cosa son los libros... Puedo pasarme las horas muertas en una librería. En fin..., será que soy rarita.

Sue: Yo no tenía ni idea de quién era la Lomana esa hasta que hicieron el programa ese del enlace, pero no porque lo viera, sino porque la hermana de una amiga formó parte del equipo de grabación y nos contó cada cosa..., que lo que sale en el programita de marras no es nada comparado con lo que la tipa esa es en realidad. Menuda estúpida.

En fin, amigos, pasó el lunes y ya queda menos de esta semana agobiante. Yo voy a recordar mi fin de semana de ricachona (ahí arriba descrito) y a relajarme. Ommmmm, ommmmmm ;-)

Saludos a todos.

posodo dijo...

Sobre lo de las horas muertas en una librería: hay que ver, cuando se sale de ella con varios libros, cómo resucitan, ¿verdad?
Sobre las actividades para cuando seas riquísima, echo en falta la de disponer gentilmente salas bibliotecas para los libros de las amistades, je, je. De todas formas, tranquila, yo la tengo en la lista y ya bautizaremos una sala de la mansión como S.Cid para tu provecho.
Por cierto, en la tertulia de Es la noche... están hablando del homeschooling.

Bate dijo...

Es curioso, como son las televisiones progresistas, con dueños marxistas y socialistas, con presentadores y presentadoras relativistas, mariquitas frívolos, profesionales y mercenarios del "buenrollismo", las que fomentan este patético espectáculo en el que el pueblo analfabeto se quiere ver reflejado en sus inalcanzables sueños de grandeza con la tal Lomana, los niños de papás, las mejores casas de la urbanización. Los programas donde las presentadoras del impresentable Wayomín parecen tontas del culo, simple objetos, donde más se ataca a la Iglesia, etc.

Esta es la riqueza y el glamur que nos venden los seguidores del Zapaterismo.

Bate dijo...

No les digo ya nada de "Canal Sur".

S. Cid dijo...

Posodo: Van más allá de la resurrección, Posodo: adquieren una vidilla...

Mi riqueza no da para una sala posodil en la biblioteca, pero agradezco tu propósito de reservar una scidil en la tuya cuando seas un potentado ;-)

Bate: La tele es un asco, sí. No sé si fuera de España será también así, pero lo veo difícil, la verdad.

Mejor ponerse a leer.

Ana Laura dijo...

En las mañanas atiendo la biblioteca de mi liceo, y en las tardes dicto clases.

Realmente me gusta mucho el trabajo de la biblioteca, es tal como tú lo dices, tranquilo y entre libros; y además me permite tener una relación más distendida con los estudiantes que disfruto muchísimo. Cuando vienen a buscar información o hacer algún trabajo soy más consejera que docente, y no hay relación de autoridad ni necesidad de evaluar. ¿Qué más se puede pedir?

Besos :)

S. Cid dijo...

Ana Laura: Sí, la biblioteca brinda oportunidades que en el aula ni siquiera se soñaría tener. Entre otras cosas, porque la biblioteca la visitan sólo los buenos estudiantes, jajaja. Aunque no en mi cole, donde cada profesor tiene una hora de guardia a la semana en la biblioteca para... cuidar a los castigados. Sí, como no tenemos cuarto de los ratones, no podemos sino mandarlos allí. Paradójico, ¿a que sí? ;-)

Ana Laura dijo...

Jajaja, bueno, aquí no existe esa hora de castigo, pero generalmente cuando hay algún castigado que deba hacer 'tareas comunitarias', como no saben qué hacer con él, lo mandan a la biblioteca también. En esos casos los pongo a ordenar estantes o forrar libros. Así que no lo encuentro tan paradójico (¿tal vez deberíamos construir celdas de castigo en los liceos?)

La biblioteca acá también sirve de salón comunal, porque además de estudiar, pueden venir a usar juegos de mesa o consultar las computadoras (o entrar a su facebook, si no hay demanda, los dejo), por eso también tengo contacto con los no tan estudiosos. Obvio que los echo si se portan mal o hacen demasiado ruido, pero no lo hacen micho, jaja, ya me conocen.

Es un trabajo muy lindo, la verdad. Me siento afortunada por mi elección de ocupaciones.

Besos :)

Belén 2013

Belén 2011