domingo, 23 de agosto de 2009

Hollywood miente

Hollywood miente

Bajo a la cocina para freír unas patatas antes de comer. Me pongo el delantal (mandil lo llamaban en mi infancia, cuando la gente vivía en casas y no en chalets) y… eeeehhhh, hummm, agrbbb, ufssssf, trato de atarlo a la espalda. El dedo corazón de mi mano derecha resulta atrapado en el barullo de cintas con que ha quedado amarrado el delantal a mi espalda. Doy un tironcito y lo libero. Tanteo suavemente el nudo y me digo que me llevará un buen rato deshacer aquel enredo cuando acabe. De repente, viene a mi mente la perfecta lazada que muestra el delantal de Brie Vandecamp en su perfecta cocina de su perfecta casa de su perfectísimo barrio residencial americano. Sin duda Hollywood miente, me indigno al recordar el embrollo que cuelga a mi espalda, o yo… Me miro…, ¡Dios Santo!, tengo mucho que pulir.

12 comentarios:

bate dijo...

Recuerdo de esa serie que las protagonistas eran casi todas unas arpías, salvando quizás a una rubita que tenia que aguantar a un par de gemelos malos como un gobierno progresista. Me hace gracía lo que dices por que es cierto, unas tipas que el unico contacto que tienen con la cocina es el que yo me se, son incapaces de hacerce un nudo de esas características. De todas maneras mi consejo es que te olvides del delantal o mandil, y te pongas una camisetita única para las labores de los pucheros. Mi madre- la mejor cocinera del orbe- nunca ha llevado puesta esa prenda, y no ha sido inconveniente para ejercer el apostolado de los sentidos...( cursi que está hoy uno.
Saludos.

S. Cid dijo...

Quizá fuera lo mejor, lo de la camisetita, digo, porque con el delantal me arreo unos cabreos épicos. ¡Qué mal lo llevo! El caso es que mi madre, que usa delantal, sin llevar la lazada hollywoodiense de la sra. Vandecamp, se las apaña muy bien para hacerse el nudito. ¿Será la experiencia suya o la ineptitud mía, lo que nos diferencia? Mejor no lo pienso :-)

En cuanto a la serie de "Mujeres desesperadas", a mí me gusta mucho. Presenta una serie de personajes y situaciones dignos de estudio. Este año, el día de mi cumpleaños, tristona que estaba una, me planté en el Corte Inglés y me compré de sopetón las 3 (¿o fueron las 4?) primeras temporadas. Me gasté una pasta, pero como soy buena chica, trabajadora, responsable y bla, bla, bla..., me merecía el auto-regalo. Luego, visto el nivel de la televisión actual, me ha salvado muchas noches. Así que bien empleado está el dinero.

Saludos.

S. Cid

Pasión dijo...

El mandil o delantal, es curioso, en cada zona "bautizamos a los alimentos, útiles de cocina, etc..." como Dios nos da a entender.

El delantal lo he usado muchísimo para no mancharme de pringues, muchos niños, muchas prisas, pero sencillos, un truco para hacer el lazo perfecto es ponértelo al revés lo haces y le das la vuelta, queda precioso aunque un poquito caído.

No conozco esa serie veo poco la tv., he leído algo por los periódicos. Las películas americanas me gustan, las nuevas, las antiguas, el cine mudo y el cómico me apasionan, soy muy rara. En nuestra prensa nos han dado a conocer muchos casos de personas con problemas serios de justicia, más bien de injusticia, cuando le han preguntado al protagonista real como han conseguido resolver el caso dicen, porque lo vi en una película americana.

Un beso.

Anónimo dijo...

La películas americanas nos han traído esa
imagen de la mujer perfecta, los niños, perfectos, etc. etc. y cuando yo he tratado
de parecerme a ese modelo y tengo que
decirle a mi tribu (mis enanos) que hagan
cualquier cosa que los molesta, de una manera
dulce y suave, es el momento en convertirme
en Hulk, debido al poco caso que hacen a las
palabras dulces, a la forma cuerda de tratar
a seres angelicales, que justo no son los
que tienes por delante.
Luego de la transformación, todo el mundo
obedece, todo regresa al carril...
Sin duda, Hollywood miente.
Jamás la mujer se verá asi de glamorosa,
en una cocina, cuando el arroz se está
ahumando, el cocido se secó, etc. etc.
Un beso, S.Cid.
BB

S. Cid dijo...

Pasión: Lo de atarlo por delante y luego darle la vuelta ya lo he intentado, pero a parte de que se me arruga toda la camiseta es que... por narices tengo que conseguir la lazada perfecta hecha a la espalda. Una de mis bisabuelas era aragonesa..., supongo que de ahí me viene la "cazurrez" que me asalta de cuando en cuanto :-). En cuanto al cine..., yo no soy muy cinéfila. En la tele veo poco (unas cuantas series que me gustan y ya) y en el cine lo tengo claro: voy al cine a pasar un buen rato y distraerme de los quehaceres cotidianos, no a comerme la cabeza o sumergirme en un submundo repugnante. Por eso no veo cine español (salvo a Garci). Se la tengo jurada. Bueno..., también hay otros motivos..., ya se sabe... lo que son estos del "No a la guerra y sí a la ceja".

BB: Jajajaja..., no te imagino de Hulk :-). Pero, sí, tienes razón... Está bien lo de intentar razonar con los hijos... hasta cierto punto, claro. Cuando quieren subirse a la chepa hay que saber pararles los pies. Me pasa igual con mis alumnos. En cuanto a lo de la mujer glamurosa en la cocina..., no sé si existirá alguna..., pero desde luego no seré yo :-).

Saludos a las dos.

S. Cid

Guido Finzi dijo...

Qué diferencia con la imagen que nos muestran el cine y las series españoles ¡ Siempre ancladas en mostrar lo cutre y lo ordinario, de tal manera que estas viendo la pantalla y sintiendo el olor a fritanga. Por eso, la gente tira para lo americano, para no enfrentarse a poco edificantes evocaciones de la miseria.

Saludo.

S. Cid dijo...

Sí..., es un algo recurrente en las series y el cine español. Siempre los mismos temas. En el cine, sobre todo, la manida Guerra Civil, cuando no el mundo de las drogas, la delincuencia, la prostitución. Sordidez, ante todo... sordidez, parece ser el lema que siguen. Cualquiera que vea nuestro cine fuera de aquí va a pensar que España es eso.

Esa es una de las razones por las que no sigo la producción española (ni en cine ni en televisión). La otra... tiene que ver más con una decisión personal: los cineastas españoles, actores y demás del mundillo tienen una cara que indigna y ya se llevan bastante pasta mía a través de las subvenciones de sus amigos del gobierno como para ir yo a darles más motu proprio. Que no, que no... ¡Qué va!

Saludos.

S. Cid

posodo dijo...

Precisamente yo eso lo hago extensivo a todo: cine, libros y música. Aquello en que parte de mi dinero puede ir directamente a esta tropa y/o herederos, no lo siento, es directamente no.
Y si es extranjero, salvo error, me espero a que se muera.
Llámese como se llame, por ejemplo y para provocar, García Márquez.

sue dijo...

Hollywood miente y además es un hervidero de clichés, como lo es esta serie donde las mujeres aparecen como verdaderos monigotes... o al menos eso me parece a mi. Quizás es que soy muy sensible al tema de la femineidad...
Cierto es que Hollywood sigue teniendo más "glamour" que España, sobre todo porque el cine español de calidad no sale a estreno (ese que no habla de drogas y prostitución), pero aún así lo de Mujeres desesperadas me parece una pantomima.

Aunque esto no quita para que yo esté a favor del mandil :)

S. Cid dijo...

Posodo: ¿García Márquez? ¿El de "nadie va confundir nunca revólver con revolver? Lo que he leído de él me ha gustado, lo confieso. Pero siempre me quedará la duda de si realmente era suyo o del negro ese que dicen que tiene. :-)

Sue: ¿Y por qué el cine español de calidad no sale a estreno? Me has dejado ojiplática. Lo poco que sé sobre el cine español es que vive gracias a las subvenciones y que no suele recaudar más de lo que ha gastado en hacerse. Además de que lo recurrente de sus temas es ya agotador y, por otra parte, sigo sin enteder por qué tengo yo que pagarles porque sí. Si su trabajo es bueno, ganarán. Si no lo es..., que se retiren y busquen otro oficio. Pero eso de que el bueno no sale a estreno..., caray, me ha sorprendido mucho.

En cuanto a "Mujeres desesperadas"... a mí me gusta. Me parece una serie un tanto histriónica en algunas situaciones..., pero tiene su aquél. No obstante..., lo de los clichés es cierto en general. Pero lo es en todas partes. Es cliché almodovariano el que un juez se disfrace de travesti y se vaya a un club a cantar para descubrir ¿un asesinato? (ya lo he olvidado). (Y pensar que hice pellas en la uni para ir a ver esta película...). Puestos a elegir, pues..., creo que me quedo con los clichés de Hollywood. Suelen ser más agradables a la vista y al oído. :-)

Saludos a ambos y gracias por vuestra visita.

S. Cid

Anónimo dijo...

Y aquí, para qué van a esforzarse en hacer buenas películas y series, si ellos no viven de su talento sino del servilismo parasitario?

Carlos Paredes Leví

S. Cid dijo...

Efectivamente, he ahí la cuestión. Es un círculo que se abre y cierra de la siguiente manera: el Poder los necesita para que realicen su agitación y propaganda cuando sea necesario (No a la guerra, No al Prestige, Sí al diálogo con ETA). Ellos aceptan el encargo (y a fe mía que lo realizan de maravilla). A cambio, se les paga un unas buenas subvenciones y, si es necesario, obligando al público (por ley) a que vaya a ver las gilipolleces que nacen de su sesera. Conclusión: se les está pagando por hacer un servicio a los gobiernos de izquierda y el cine es la excusa con que tapan esa vergüenza.

Saludos.

S. Ci

Belén 2013

Belén 2011