domingo, 12 de diciembre de 2010

Dar el matarile

Dar el matarile

A propuesta del señor don Bate y al hilo de lo comentado en la entrada 100 historias secretas de la Segunda Guerra Mundial, se abre de nuevo este espacio para el De/Bate, en esta ocasión para hablar sobre si es lícito o no darle el matarile a gentuza como Himmler.

Pues eso..., a De/Batir.

25 comentarios:

caraguevo dijo...

Yo no estoy de acuerdo con la pena de muerte, en ningún caso, aunque el sujeto sea la maldad personificada, sea Himler o la madre que el otro día mató a sus dos hijos.
Sé que es más caro mantenerlos en la cárcel pero no me creo con derecho a quitar la vida a nadie ni por tanto se lo doy al Estado, al que le hemos otorgado el monopolio de la violencia.

Bate dijo...

¿Y si el Estado no cumple con la función que le hemos delegado?
¿Y si la muerte de ese asesino es necesaria para que no muerean más inocentes? a Himler me remito.

Yo sólo pregunto, no lo tengo nada claro.

S. Cid dijo...

¿"Himler" se escribe con una sola "m"? Aaahhh.

Yo tampoco estoy a favor de la pena de muerte. Y ello por dos razones: la primera me viene impuesta directamente por el quinto mandamiento; la segunda, porque la justicia no es perfecta y podría llevar al cadalso a un inocente.

Si el Estado no cumple con la función que se le ha encomendado, se cambia el Estado y santas pascuas. Lo que no se puede tener es el Estado garantista que sufrimos en España. Garantías para los acusados, sí; tomadura de pelo como la que aquí se traen con los delincuentes, no.

Ninguna muerte es necesaria. Si ese asesino es una amenaza para inocentes, se coge a ese asesino y se le encierra de por vida en una celda. Él a cumplir la pena, y los inocentes a vivir con tranquilidad.

En cualquier cosa, como dije en el comentario que escribí anoche, en la entrada del libro, siempre ha de haber un juicio justo. Nadie debe ser condenado a nada si no se le juzga lealmente.

Bate dijo...

¿Qué hacemos entonces con déspotas como Saddam Husein??, El ajusticiamiento de este canalla era necesario para la paz en su país. Aún recuerdo que en nuestro hipócrita occidente se puso el grito en el cielo ante esta ejecución, poco se protestó ante el terrible gaseamiento que llevó a cabo con los kurdos.


El Catecismo de la Iglesia Católica expone, que la enseñanza de la Iglesia no excluye la pena de muerte, cuando ésta es la única solución para colocar al agresor en estado de no poder causar perjuicios y así mantener la perseverancia del bien común.

_______

Más (....) Sin embargo, hoy en día la autoridad pública, tiene suficientes medios incruentos para defender a la sociedad del agresor. Por lo tanto la Iglesia, hace inválida su aplicación. (CIC. No 2266 y 2267)

En el Catecismo de la Iglesia Católica se exponía el principio de que la pena de muerte no se aceptaba salvo en casos extremos en que se han agotado todos los demás recursos para alcanzar la paz y justicia sociales. Después se publicó otro documento en que se rebatía también esta posibilidad.

Tradicionalmente, la Iglesia ha reconocido que existen circunstancias en las que la pena de muerte podría considerarse defensa propia, y es el único caso en la que estaría justificada. Para ello, deberían cumplirse todas las condiciones que hacen legítima la defensa propia, y que están explicadas en el Catecismo de la Iglesia Católica. Tendría que ser el único camino posible.

S. Cid dijo...

A veces se plantean en clase debates de este tipo y los alumnos me preguntan: ¿tú nunca matarías? Yo contesto: entro en casa y me topo en el salón con un tipo que está estrangulando a mi madre. Alguien me pone una pistola en la mano. ¿Qué haría? Disparar, seguro. ¿Entonces? ¿Mataría? Ponme en una situación límite y lo haré. Se llama supervivencia. Sin embargo, fuera de esa situación límite en la que actúa el instinto, no creo que se deba matar. Hay otros medios: coges al maldito Sadam Husein (como quiera que se escriba) y lo enchironas de por vida, bien guardadito, de manera que deje a su gente en paz.

Respecto a lo que dice la Iglesia, me quedo con el mandamiento directo de Dios: no matarás.

Bate dijo...

Quien derrame sangre del hombre, su sangre será también derramada por el hombre, porque Dios creó al hombre a imagen suya.

Génesis 9:6

Bate dijo...

Sigo sin tenerlo claro.

S. Cid dijo...

Quien a hierro mata, a hierro muere. Jesús

Bate dijo...

Qué grandeza la de nuestro Señor.


Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 6:23"



Me retiro con el rabo entre las piernas.

Bate dijo...

Caray, que poco ha durado este De/Bate.

S. Cid dijo...

Jajajajaja, qué simpático eres ;-)

Bueno, pues podemos hacer un De/Bate todas los meses, o todas las semanas... ;-)

GUIDO FINZI dijo...

A mí me llama la atención cómo,por aquí´(me refiero al país), muchos están en contra de la pena de muerte en los Estados Unidos, pero aplaudieron los crímenes del GAL. ¿En qué quedamos?. Creo que hay demasiada hipocresía, demagogia, y sectarismo, lo que hace que temas como éste, se relativicen en función de determinados intereses políticos.
En lo que a mí respecta, no voy a derramar una lágrima por la muerte de tipos como Himmler.

S. Cid dijo...

Guido: Desde luego, yo, por un tipo como Himmler (¿con una "m" o con dos?), tampoco derramo ni una sola lágrima. Como tampoco lo hago por un etarra muerto.

No estoy a favor de la pena de muerte, pero si el tipo se da un castañazo y se mata o si la policía, en un tiroteo, le da un tiro..., pues..., aaahhh, qué pena...

Bate dijo...

Lo que está claro es que el Estado no salvaguarda la dignidad de las victimas cuando éstas se tienen que cruzar con el asesino de su hijo por la calle.
Y esto si que no es justicia.

Sue dijo...

Jolín hasta que se abre esto, Cid, se me han debido abrir tres o cuatro anuncios hasta llegar aquí ¿es posible?

En cuanto al debate, bueno, no sé quién es Himmler... voy a ver...ya. Tampoco estoy a favor de la pena de muerte (demostrado está que no elimina el crimen), pero la muerte de un monstruo tampoco me da pena.

GUIDO FINZI dijo...

Bate:
Los criminales saben cómo aprovecharse de las debilidades de la democracia

S. Cid dijo...

Bate: Sí..., además que nunca he entendido eso de "no se debe legislar en caliente". Pero, vamos a ver, un tipo comete una tropelía horrenda para la cual el Código Penal demuestra estar totalmente equivocado, ¿por qué no se puede remodelar la ley para que ese tipo la pague? A eso es a lo que me refería con lo del Estado garantista. Demasiada garantía de que el delincuente va a estar en la calle hay aquí.

Sue: ¿No me digas? ¿Otra vez está pasando lo de la publicidad? A mí no se me ha abierto nunca ninguno, así que no sé cuándo ocurre. Por favor (y esto va por todos), avisadme cuando os ocurra, que voy a hacer un estudio, a ver si encuentro la solución. Gracias por el aviso, Sue.

En cuanto a la segunda parte de tu comentario, no, los monstruos no dan pena ninguna. Y, a pesar de no estar de acuerdo con la pena de muerte, si tipos así la palman, bienvenida la Parca para ellos.

Saludos, amigos.

S. Cid dijo...

Guido: Nuestros comentarios se cruzaron y no vi el tuyo hasta ahora: el problema es que la democracia sea débil. Ahí está el error.

Vivimos en un mundo en el que se ha confundido autoridad con autoritarismo (como ocurre ahora en la educación), y esta acomplejada democracia cree que si actúa con contundencia va a ser considerada una mala democracia. Así, se impone la dictadura de unos pocos, de los malos, que hacen lo que quieren y nunca pagan nada.

GUIDO FINZI dijo...

S.Cid:
Sí, la democracia tiene ciertos pudores

S. Cid dijo...

Guido: Y en esos pudores halla su debilidad (para infortunio nuestro).

GUIDO FINZI dijo...

Fíjate que, incluso quien aupó a Himmler a su cargo, ganó unas elecciones...

S. Cid dijo...

Además de débil y pudorosa, la democracia es imperfecta y, como se decía unas entradas atrás, tan buena como bueno es el pueblo o tan mala como malo es el personal.

Bate dijo...

El Estado debe resarcir a la victima de la única forma posible con la que es capaz, encerrar al asesino (imaginemos que hablo del etarra De Juana)de por vida. Cadena perpetua, nada de juicios revisables ni demás zarandaja legalista para dar esperanza al que no la concedió con su criminal acción.

La pena de muerte no está pensada sólo para cercenar el crimen de raíz –misión imposible-, la pena de muerte implica una dosis de justicia para con la víctima, su dignidad.
El problema surge cuando el Estado dimite de sus legítimas responsabilidades y deja en la calle al asesino. ¿Qué hacer entonces? ¿A dónde nos dirigimos con nuestra amargura cuando vemos pasar por nuestras narices al tipo que violó y aniquiló a una chiquilla inocente de 15 años? ¿Quién es capaz de ponerse en la piel de los padres de la pobre Marta del Castillo? He escuchado a todo un presidente de la Junta de Andalucía declarar en rueda de prensa que los padres de Marta del Castillo por pedir justicia y un referéndum pata votar por la cadena perpetua; que ésta familia estaba montando “un circo” con la muerte de su hija.

Le secuestran a la hija, supuestamente la violan, la matan, el cuerpo de Marta lleva más de un año en paradero desconocido, sin que su rota familia pueda darle cristiana sepultura, y encima, maldita sean estos cabrones que nos gobiernan, tienen que soportar estoicamente como los supuestos defensores de sus derechos se toman su inhumano dolor a guasa.

No, no me resulta nada fácil tratar este asunto.

S. Cid dijo...

Bate: La etarra, ésa que (creo) está en una cárcel de Andalucía, ha esperado dos meses para someterse a un tratamiento de fertilidad que pagamos todos los españoles con nuestros impuestos, mientras que una mujer normal debe aguardar durante dos años. Está bien, ¿a que sí?

Bate dijo...

El caso que comentas, amiga mía, es un acto inducido por la decadencia actual del suicidio de toda una nación.
Nos queda Israel.
El día que el Estado Judio apoquine con el tratamiento de fertilidad de una terrorista de Hamas, ya sólo nos quedarán las montañas.

Me pido Nebraska.

Belén 2013

Belén 2011