miércoles, 8 de diciembre de 2010

Hogar navideñeado

Hogar navideñeado

La foto es mala (obsérvese, entre otros aciertos, cómo he partido  por la mitad la estrella que corona el falso abeto). Sí, es mala, lo sé, ¿pero qué le voy a hacer si soy una fotógrafa nefasta? Sin embargo creo que aun así, se puede apreciar mi precioso (¡ay del que diga lo contrario!) árbol de navidad. Ésta es la tercera Navidad que mi arbolito le da color a ese rincón donde, habitualmente, hay un macetero vacío en espera de que tenga ánimos para cargar con una palmera gigante que aún tengo en casa de mi madre. Es un árbol atípico, porque si algo tenía claro es que no quería un árbol lleno de bolas. De hecho, hasta este año no había ni una sola bola,  y las cuatro que cuelgan ahora de él me las regalaron. Los adornos los fui comprando poco a poco, a lo largo de los años, antes de tener árbol y, por supuesto, antes de tener casa. Los hay de lata, de madera, de paja, de tela y de porcelana. Lo último que he adquirido, hace tan sólo unos días,  para vestir el árbol ha sido la funda cubrepié, muy navideña, aunque no habría sido mi primera elección (había otras mucho más bonitas, pero también muchísimo más caras) y el erizo que descansa feliz sobre ella, junto al motivo de la estrella.

Lo que no tenía, sin embargo, era el Misterio. No por dejadez, sino porque nunca encontraba uno que me gustara (bueno, en realidad, sí los encontraba, pero a precios exorbitantes). Tres años con árbol y sin Misterio*, me iba sabiendo mal. Porque está muy bien navideñear la casa con adornitos laicos (no he mostrado aquí el centro de mesa que me ha quedado bastante apañao ni  la guirnalda de la entrada), pero que faltara el Misterio en éste, que es un hogar cristiano, me ofendía el espíritu. De modo que, para ponerle remedio al asunto, ayer aproveché el día de asueto para acercarme al centro y echar un vistazo. Vi muchos, muchos Misterios, a cuál más bonito, pero también a cuál más caro. Finalmente me llegué hasta la Plaza Mayor y allí, finalmente, me compré... esto:


Las figuras no son muy bonitas, pero, con los años, ya tendré tiempo (y espero que trabajo para poder pagarlo) de ir comprando otras de ésas que a mí me gustan... y que, cuando aparecen a los ojos, asustan a la tarjeta de crédito, que huye despavorida.

De momento sólo he colocado el Misterio, pero tengo muchos otros complementos, entre ellos algunos que he ido haciendo yo misma, como palmeras, cestas, panes... (sí, sí..., soy asidua visitante de un Foro de Belenismo que es de lo más interesante que se puede encontrar en la Red, y que te enseña a hacer cosas de ésas). Algún día (si encuentro tiempo y espacio en casa para ello), me montaré un Belén como Dios manda. Hasta entonces, amigos, esto es todo lo que puedo mostraros.

- - - - - - - 

En honor a la verdad, sí que tenía un pequeño Misterio, churripero y horrible y que venía incrustado dentro de una calabaza (sí, sí, leéis bien, amigos, en una calabaza), que me regalaron en uno de los colegios donde trabajé y que, a pesar de su fealdad, colocaba siempre bajo el árbol (tan pequeño era). Ahora, ya no lo necesito. ¡Tengo uno de verdad! :-)))

9 comentarios:

Bate dijo...

¿Le has puesto luces al árbol?, y si se lo has puesto, ¿sería mucho pedirte, querida amiga, que hicieras una nueva foto con las luces encendida y en la que se viera la estrella de la Navidad?, que como bien indica su nombre es la Estrella de la cosa.

S. Cid dijo...

Bate: Sí, sí que se las he puesto (de hecho, las compré ayer también, porque las que tenía antes se habían fundido). Creo que en la foto, esas cositas blancas que brillan son las luces, pero, en cualquier caso, le haré otra foto a ver si salen las luces y, por supuesto, con la estrella en su ser ;-).

Bate dijo...

Lo suyo sería velas en vez de luces eléctricas ¿qué te parece?, eso le daría un toque mágico, capaz de transportarnos a la Navidad de épocas pasadas.

A mi me encanta todo lo que tiene que ver con la Navidad. Es una pena que se la estén cargando. ¿Has visto los anuncios de la TV de los últimos años? Este año en el amuncio ese de
♪♪ ♫ ♫ ♪♪ ♪♪ ♪♪ ♫ ♫ ♪♪ ♪♪
Vuelve a casa vuelve por Navidad...
♪♪ ♫ ♫ ♪♪ ♪♪ ♪♪ ♫ ♫ ♪♪ ♪♪
no sale casi ningún motivo navideño.

Es intolerable. ¿no crees?

S. Cid dijo...

Bate: Pero si todavía estoy pagando la hipoteca..., ¿cómo voy a poner velas? ¿Y quemar la casa...? Jajajaja. Sí, las velas quedarían mucho mejor, pero son peligrosas...

En cuanto al espíritu navideño, sí, se va perdiendo. Algo queda, pero ¿cuánto tiempo durará? Se empieza cambiando el nombre (vacaciones de invierno, vacaciones de primavera) y se acaba por perder el sentido de Navidad o de Semana Santa. Ahora bien, allá cada cual. A mí me hace sentir bien decir en cualquier tienda en la que entro aquello de "Feliz Noche" el 24 de diciembre. Porque es una noche feliz. Muy feliz.

Bate dijo...

Escucha esto , es buenísimo, y encima entona el cuerpo para lo que tiene que venir.

S. Cid dijo...

Aaaahhhh, llegas tarde. Ya lo había visto ;-). De hecho, pensé usarlo para felicitar la Nochebuena este año. Es que es buenísimo.

Por cierto, con respecto a las luces: sí, están encendidas. He descubierto que si pinchas sobre la foto, se te abre en otra ventana. Enconces vuelves a pinchar y la foto se hace más grande. Ahí se ven las luces encendidas, aunque no todas las del árbol, porque se van encendiendo por fases y cuando saqué la foto tocaban las luces que se ven.

Bate dijo...

Un concejal comunista del ayuntamiento de Sevilla para no pronunciar la palabra Navidad (no sea que le de un soponcio), dijo el otro día el muy capullo, "..este año el adorno lumínico de las calles con motivo de la fiesta del solsticio de invierno, etc..."

Jajajajajaj.¿Cómo se te ha quedao el cuerpo?

Paco Gómez Escribano dijo...

Ahora solo te faltan algunas novelas de regalo al pie del árbol. Saludos.

S. Cid dijo...

Bate: ¿Pues cómo se me va a quedar ante tamaña exhibición de necedad? Hay que ser imbécil.

Paco: Seguro que habrá una buena pila. De hecho, ya estoy preparando la lista de libros que quiero pedirle a los Reyes Magos... ;-)

Saludos, amigos.

Belén 2013

Belén 2011