jueves, 26 de noviembre de 2009

Aniversario II: La propiedad de Jeremiah Pembelton

Aniversario II: La propiedad de Jeremiah Pembelton

Finalmente decidí llevarme a mi novia a una romántica noche de observación astronómica en mitad del monte. La cosa fue bien: primero monté la tienda y demás aparejos del campista y, luego, el telescopio. Después, mientras esperábamos a que oscureciera por completo, serví una cena de lo más novelero que había encargado y que tomamos a la luz del camping-gas. Al acabar, nos hicimos arrumacos en la tumbona hasta que nuestros ojos se adaptaron a la oscuridad y entonces... comenzamos la observación.

Mi novia ya sabía de mi interés por la astronomía, pero aquella noche me marqué un buen tanto con mis conocimientos. Entre grititos de admiración y alabanzas a mi imponente saber, aproveché, además, para hacer unas fotos a la Luna que aquella noche estaba espléndida. Soy muy tuno, cuando es menester, y saqué doble partido al aniversario de una manera muy inteligente: por una parte, mi novia quedó sumamente satisfecha con la experiencia única que le brindé; por otra, las fotos astronómicas de aquella noche alimentaron con un par de entradas mi blog, al que últimamente no sabía qué darle de comer.

Semanas después, estaba yo tumbado en el chollo-sofá que había adquirido a los traperos de Emaús, cuando reparé que en que entre el correo que había recogido del buzón aquella tarde se encontraba una extraña carta cuyo remitente me era totalmente desconocido: Smith & Wilson Law Firm. Enarqué una ceja sorprendido. ¿Quiénes eran esos tipos? ¿Y qué querían de mí? Abrí el sobre y comencé la lectura. La carta estaba escrita en un español impecable, pero, no sé por qué, la leí con acento inglés:

Estimado Sr. X

A través de la presente, y en representación de nuestro cliente, Jeremiah Pembelton, nos ponemos en contacto con usted para comunicarle que, de acuerdo con el artículo tropecientos-punto-28A, barra, apartado no-sé-cuántos, párrafo tal del Código Penal del Estado de Canadá, ha delinquido usted al atentar contra el derecho a la intimidad de nuestro cliente con la publicación en Internet de unas fotos en las que aparece su propiedad. Razón por la cual, es usted advertido del hecho para que, en previsión de que quiera evitar el triste paso por los Tribunales, abone 3.000 euros a nuestro cliente en concepto de indemnización.

Atentamente,
Firmado:

Smith & Wilson


Primero me quedé ojiplático. Luego eché una larga carcajada y me recosté en el sofá. ¿Smith & Wilson? ¿Quiénes eran esos frikis? Volví a reír. Sin embargo, cuando los estertores de las carcajadas se apagaron, reflexioné. Investigué en Internet y encontré que existían. Les mandé un correo pidiéndoles explicaciones y a la vuelta de su contestación lo entendí todo: en mi deambular por la Red, no descubrí que, además de ponerle el nombre a una estrella y mandar un poema de amor en la nave Koi, puedes comprar una parcela de la Luna... Y ahí estaba el quid de la cuestión: Jeremiah Pembelton lo había hecho. Había adquirido un terrenito que los abogados Smith & Wilson tuvieron a bien señalarme con una flecha blanca dibujada sobre una de las fotos de la Luna tomada la dichosa noche del aniversario y publicada en mi blog. He aquí la prueba:


-------------

Nota: la foto, que está tomada de la edición digital del dirario ABC, señala en realidad el lugar donde tomó tierra (sería mejor decir luna, ¿no?) el Apollo 11. Ésta es la fotografía original:


7 comentarios:

posodo dijo...

Tal vez en el pleito le pueda representar el prestigioso Harry Callahan, asociado a la firma Smith & Wesson.

S. Cid dijo...

Perdón por mi ignorancia..., pero... ¿¿¿ ??? El tal Harry Callahan será muy prestigioso, chico, pero me has dejado con la boca abierta... ;-) No tengo ni idea de quién es.

Pregunta: ¿a ti también te salen ahora los enlaces de mi blog azules? Los vi ayer así... y no sé qué ha pasado, porque yo no los había cambiado. Intenté volverlos a su ser..., pero el blog no me hace caso.

En fin...

Saludos.

S. Cid

Miguel Baquero dijo...

Je je je, muy buena la historia, y muy bien contada. ¡Qué aguililla el Pembelton, y los Smith and Wesson!

Yo sabía la historia de ponerle un nombre a una estrella, que suena a timo a kilómetros, pero hace apenas unos años, que creo que la NASA había enviado o estaba por enviar una sonda a Venus, hicieron una petición mundial de nombres para los accidentes geográficos que fueran descubriendo, con la sola condición de que, al tratarse de Venus, obviamente fueran nombres de mujeres famosas o figuras célebres de la historia. Se aceptaban sugerencias de particulares a condición de que fueran razonadas. No he vuelto a leer más sobre este tema, aunque leí una primera lista donde estaba Juana de Arco, Helena (por la de Troya), Curie, Cleopatra, Dido (la reina de Cartago), etcétera...

posodo dijo...

Sí, me salen azules y la hora de publicación en morado. Creo que desde ayer jueves.
El tal Harry es más conocido como Harry "el sucio", y Smith&Wesson es el fabricante del arma con la que convence a los "malos" de turno.

bate dijo...

El artículo tropecientos-punto-28A, barra, apartado no-sé-cuántos, párrafo tal del Código Penal del Estado (italiano), es el que deben aplicar a los chicos de El País por haber invadido la intimidad de Berlusconi y sus amigas este verano.

A este chaval le hace falta un poco más de chispa con su chica ;-)

S. Cid dijo...

Miguel Baquero: Gracias, Miguel :-). Yo también leí, hace muchísimo tiempo, en Internet lo de ponerle el nombre a las estrellas y lo de que iban a lanzar una nave en la que podías enviar poemas de amor (el nombre de la nave me lo he inventado y el precio, también). Sin embargo..., lo de la nave a Venus no lo sabía (o no acabo de recordarlo del todo..., porque algo así sí suena lejánamente en mi memoria). Me hubiera gustado participar... Habría tenido un par de ideas que proponer :-)

Posodo: Acabáramos..., ¡Harry, el sucio! Pero ¿cómo puedo ser tan alcornoque? Siempre me pillas... ;-)

Bueno, lo del color de los enlaces ya está arreglado. Consulté a Blogger y me dijo qué había pasado y cómo solventarlo. Menos mal, porque ese azul chillón y el morado nazareno... me sacaba de quicio ;-)

Bate: El País no ha dejado rincón sin invadir desde que puedo recordar. Hacen lo que quieren y nunca les pasa nada.

Sí, el chico es un poco así..., pero es su personalidad... Qué le vamos a hacer ;-)

Saludos a todos.

S. Cid

bate dijo...

"Sí, el chico es un poco así..., pero es su personalidad... Qué le vamos a hacer"

Hey, S, el chico es creación tuya, está en tus manos que pegue el salto definitivo en el sofá, (EL SOFÁAAA) y como un tigre de bengala ataque a su churri..jajaja.

Es broma, guapa.
Saludos creativos.

Belén 2013

Belén 2011