martes, 3 de noviembre de 2009

El cuento número Trece

El cuento número Trece (Diane Setterfield)

Las hermanas Brontë, Dickens, Dafne du Maurie, Jane Austen..., todos los que hemos leído estos autores en la adolescencia evocaremos huellas dejadas en nuestra memoria por sus libros y reconoceremos en El cuento número Trece gastadas estelas que pasadas lecturas dibujaron en nuestro recuerdo: mansiones convertidas por el fuego en ruinas, fantasmas que se mueven al abrigo de la noche… o a plena luz del día, institutrices, viejas bibliotecas, seres dementes, fieles criados y, en medio de todos, una jovencita con su propio pasado: Margaret Lea.

¿Quién es Vida Winter? Una exitosa y prolífica escritora de pasado desconocido. ¿Qué secreto esconde su vida? El cuento número Trece oculta entre sus páginas la solución al enigma: las hebras de diversas vidas entretejidas hasta conformar un nudo que Margaret Lea debe desliar.

Encantadora novela escrita con la pluma con la que se trazan las novelas especiales. Sutil, viva, tierna, delirante, reflexiva, bella. Una historia trenzada entre el silencio de las tumbas de los muertos que ya vivieron y los vivos que nunca existieron, una historia que sabe a té, suena a tormentas y huele a biblioteca.

A Raquel M.

9 comentarios:

Bookworm dijo...

Aunque reconozco que esperaba un poco más de esta historia a mi también me gustó. El ambiente que rodea la narración me encanta. Todas las novelas que tienen a los libros de fondo y como dices tú "huelen a biblioteca" tienen siempre un punto a su favor para que acaben en la mía.
Recuerda a aquellas historias clásicas que hace tiempo no se ven en el panorama literario y a veces viene muy bien una lectura como esta.

Un saludo.

posodo dijo...

La verdad es que esta obra la tenía un poco en cuarentena, receloso de que se tratara del típico lanzamiento para la mesa de novedades.
Leído lo leído, es cuestión de vencer los recelos, y averiguar si Vida Winter aporta una emoción similar a la de quien hizo famoso el apellido: Milady de Winter ;-)

S. Cid dijo...

Bookworm: No voy a decir que es una obra maestra, pero me sentó bien leer una novela de este tipo. Hacía mucho que no caía entre mis manos una historia como la que se narra ahí. Tanto tiempo, de hecho, que el último debe de remontarse hasta la adolescencia. En líneas generales me gustó. Sobre todo..., me sentí muy atraída por la atmósfera que logra reflejar la escritora a lo largo de toda la historia.

Posodo: No estoy muy segura de que Vida Winter logre emular a Milady, aunque alguna intriga sí que es capaz de urdir... No hay, sin embargo, ningún Richelieu detrás que vaya moviendo los hilos ;-). No sé si te gustará o no..., hummm, y prefiero no aventurarme haciendo pronósticos al respecto ;-). A mí sí me gustó, pero... lo leí el pasado verano y ahora creo que es más un libro para ser leído en otoño. Que qué chorrada es esta de libros-estacionales (como la gripe). Pues no sé cómo explicarlo..., pero me parece un libro otoñal, ya ves... :-)

Saludos.

S. Cid

Kericolo dijo...

Aunque como bien sabes ya, esta novela no es de mis preferidas, he de apuntar que me gusta esta reseña del libro, me gusta como está escrita, felicitaciones. Saludos S. Cid, hace mucho que no se nada de ti....y la que estaba desaparecida era yo, no tu....

S. Cid dijo...

Kerícolo: Sí, ya vi en el comentario que hiciste sobre el libro que no te había gustado mucho..., pero me alegro de que al menos te haya gustado mi comentario :-)

Y sí, sí..., lo sé y pido disculpas por este silencio. Te escribiré largo y tendido, lo prometo. Tengo algunas ideas que contarte, pero ahora ando un poco agobiada. Hablamos en breve, ¿vale? :-)

Saludos.

S. Cid

Carlos dijo...

A mí me la recomendaron y ni corto ni perezoso la adquirí y no paré de leerla durante dos días.
Es una novela que engancha y además está muy bien escrita.
Saludos.

Kericolo dijo...

Alaaaaa¡¡¡ Ya la liamos¡¡¡ Ahora ya es peor, me dejas con la curiosidad...ya me puedes escribir pronto o no se lo que te hago...¡¡¡Besitos

Guido Finzi dijo...

De los Winter, yo conozco al primo holandés de la citada; el eficaz escritor Leon De Winter.

Un saludo

S. Cid dijo...

Guido: Pues yo no tenía idea de que existiera un tal Leon de Winter... ¿Y por qué es eficaz?

Saludos.

S. Cid

Belén 2013

Belén 2011