viernes, 16 de abril de 2010

Lynch o el Estado de derecho

Lynch o el Estado de derecho

La pasada Navidad, uno de los regalos de Reyes que recibí fue un libro que, con el título de Los relatos del padre Brown, recoge todos los misterios, robos y asesinatos que este detective, de naturaleza singular, resolvió bajo la dirección de la batuta con que la preclara mente de Chesterton iba ideando los casos en que se veía envuelto este sacerdote sui géneris. Ando casi desde el día en que recibí el regalo entretenida con su lectura -que camina lenta, sin embargo, pues sólo me solazo con ella a razón de un par de historias cada fin de semana- y alguna vez, cuando lo termine, traeré hasta estas páginas el consabido comentario.

Hoy he entretenido parte de la tarde con la lectura del relato titulado La flecha del cielo, en el que el padre Brown investiga la historia de la copa cóptica (un extraño cáliz con incrustaciones de piedras preciosas) y los dos crímenes (ambos con el resultado de muerte para los millonarios propietarios de la copa) relacionados con ella. Para cuando nuestro sagaz sacerdote se hace cargo del caso, un tercer millonario, de nombre Merton y nuevo propietario del extraño cáliz, se halla recluido en una fortaleza inexpugnable a causa de las amenazas proferidas por un tal Daniel Doom, supuesto autor de los crímenes anteriores y amenaza latente para el pobre Merton, cuya seguridad, además de confiada a la inaccesibilidad de la fortaleza en la que habita, se haya depositada en el buen hacer de un tal Wilton, secretario de Merton muy interesado en conservar la vida de su jefe no sólo porque tal es su trabajo sino porque, según él mismo cuenta al padre Brown, le asisten motivos personales al ser el tal Daniel Doom no sólo quien supuestamente asesinó a los dos propietarios anteriores del caliz y amenaza con matar a Merton, sino que es también quien mató a su propio padre, su tío y, además, arruinó a su madre.

Los sistemas de protección fracasan, sin embargo, y una vez recorridas las páginas necesarias para, una vez asesinado Merton, llegar al punto de la historia en que ésta roza casi su final, se alcanza el momento en el que el padre Brown expone a un grupo de personas, relacionadas de una u otra forma con el caso, sus descubrimientos:
-Caballeros -dijo- ustedes mismos me pidieron que desentrañase la verdad de este misterio; y ahora que la he descubierto tengo que contársela sin tratar de amortiguar el golpe. [...] Escuchen, acabo de tener noticias de Wilton por teléfono, y me ha dado permiso para darles una noticia muy seria. A estas alturas supongo que ya sabrán quién era Wilton y qué era lo que buscaba.
-Sé que buscaba a Daniel Doom y que no descansará hasta encontrarlo, y he oído contar que es el hijo del viejo Horder y que busca venganza. En cualquier caso, no hay duda de que está tras la pista del tal Doom.
-Pues bien -dijo el padre Brown-, ya lo ha encontrado.
-¡El asesino! -gritó-. ¿Está el asesino entre rejas?
-No -dijo el padre Brown con solemnidad-; les he dicho que era una noticia muy seria y es mucho más seria que eso. Me temo que el pobre Wilton ha adquirido una terrible responsabilidad. Me temo que ha arrojado una terrible responsabilidad sobre nosotros. Persiguió al criminal y, cuando por fin consiguió acorralarlo..., se tomó la justicia por su propia mano.
-Insinúa usted que Daniel Doom... -empezó el abogado.
-Lo que digo es que Daniel Doom está muerto -dijo el cura-. Hubo una pelea violenta y Wilton lo mató.
-Se lo tenía bien merecido -gruñó Hickory Crake.
-No puedo culpar a Wilton por acabar con un granuja semejante, sobre todo teniendo en cuenta su crimen -asintió Wain-. Ha sido como pisotear a una víbora.
-No estoy de acuerdo con ustedes -dijo el padre Brown-. Ya sé que todos empleamos argumentos románticos en defensa de los linchamientos y de la justicia al margen de la ley, pero tengo la sospecha de que si perdemos nuestras leyes no tardaremos en lamentarlo. Además, me parece ilógico decir que Wilton tenía sus motivos para cometer un asesinato sin preguntar siquiera si Doom tenía también los suyos [...]
-¡Oh!, no soporto esta cháchara sentimental para excusar a un canalla inútil y asesino -gritó Wain muy acalordo-. Si Wilton ha liquidado a ese criminal, bien hecho está, y no se hable más.
-Cierto, cierto -dijo su tío asintiendo con la cabeza.
El rostro del padre Brown se había puesto todavía más serio mientras escrutaba el semicírculo de caras.
-¿Es eso lo que piensan de verdad?

La lectura de esta historia ha traído hasta mi mente los últimos acontecimientos con los que las fuerzas vivas de esta pobre nación están empujando nuestra inteligencia fuera de los límites admisibles para todo aquel que se precie de no ser estúpido. Muchos son los ejemplos que se podrían traer a colación para corroborar que estoy en lo cierto cuando afirmo que nos tienen por idiotas, pero basta con echar un vistazo a los titulares de los periódicos de estos últimos días y elegir el que ocupa la actualidad de portadas y titulares. Sí, me refiero al follón que, a cuenta de Garzón, están montando aquellos que parecen no tener otra meta en la vida que la de malquistar la sociedad española e indisponer los ánimos, aunque ya amortiguados aún dolientes, de unos y otros.

Sí, hace daño que te tomen por estúpido:

-El País 2010.
-El País 1994.


También hace daño a las mentes libres de rémoras ideologizadas por el odio y el rencor tener que sufrir constantemente los inmoderados juicios, rebosantes de fanatismo intransigente y faltos de toda equidad, de aquellos para quienes rige la ley del embudo, adoptando ellos, naturalmente, la parte ancha y dejando a los demás la estrecha: en el manifiesto de apoyo a Garzón, los sindicatos acusan al Tribunal Supremo de admitir "querellas interpuestas por grupos ultraderechistas, alegando una supuesta prevaricación".

Si es o no prevaricación la que cometió Garzón (que es por lo que se le juzga: querer hacer suyo un caso para el que no tenía competencia, y no porque se pretenda defender el franquismo) lo dirán los tribunales. Pero negar el derecho a presentar queja ante la Justicia porque se sea de ultraderechas es negar la esencia misma del Estado de derecho. Si Falange, que hasta el momento no ha sido declarada ilegal, es desposeída por razón de su ideología de un derecho del que otros partidos y asociaciones sí gozan..., entonces no queda más que decir que la democracia española ha sufrido un proceso de alienación tan brutal que ha transformado su ser hasta hacerlo diametralmente contradictorio con lo que proclama ser. Puede, pues, el lector, comenzar a llamar a las puertas de la embajada que ha de cobijarle, pues la protección que otorga el Estado de derecho, cuyo amparo podía reclamar cualquier ciudadano, se habrá enajenado en favor de una ideología que ha sabido hacerse con la fama, logrando que los que no piensan como ella carden la lana.

Si no se aspira a unas reglas que sean siempre las mismas y a una Justicia equitativa por razón de ideología, apaga y vámonos. La flecha del cielo ilustra con claridad lo que quiero decir:
-En fin -dijo el padre Brown con un suspiro-, supongo que perdonan el crimen, o el acto de justicia privada, o comoquiera que lo llamen ustedes, cometido por ese desdichado. En ese caso, no le perjudicaré si les digo almo más. [...] Su amigo Merton era Daniel Doom, el hombre que Wilton perseguía porque había asesinado a su padre.
Durante un largo rato nadie respondió.
-Pero ¡Dios mío! -estalló Peter Wain-. ¿Qué vamos a hacer? ¿Qué vamos a decir? ¡Eso cambia las cosas! ¿Qué diremos a los periódicos y a los grandes hombres de negocios? Merton era tan importante como el presidente o el Papa de Roma.
-A mí me parece que hay cierta diferencia -empezó Barnard Blake, el abogado, en voz baja-. La diferencia incluye una absoluta...
El padre Brown golpeó la mesa e hizo tintinear los vasos que había encima.
-¡No! -gritó con una voz como un pistoletazo-. No hay diferencia que valga. Antes tuvieron ocasión de compadecerse del pobre diablo cuando pensaban que era un delincuente común. No quisieron escucharme y todos estuvieron de acuerdo en justificar una venganza particular. A todos les pareció bien que lo asesinaran como a una bestia salvaje sin tener derecho a un juicio justo y dijeron que se lo tenía merecido. Y lo que está bien para Doom también lo está para Merton. Quédense con su bárbara justicia o con nuestra obtusa legalidad, pero, en nombre de Dios Todopoderoso, dejen que la legalidad o la ilegalidad sean equitativas.

He ahí la palabra clave: equidad. Márquense, pues, las reglas que nos hayan de dirigir; pero, sean las que sean, rijan igual para todos.

22 comentarios:

bate dijo...

¿Reglas? ¿Qué reglas? Estos cretinos que accedieron al poder de la forma más miserable que recuerde la historia de la política occidental sólo conocen unas reglas. O se cumple mis normas, o todo aquel que ose a ponerlas en duda será tachado por las furzas vivas -y muertas- de traidor, facista, y lo que se nos ocurra por el camino que os llevará al infierno.

bate dijo...

Y quien no trague con estas reglas que no se queje cuando les lleguen las consecuencias.

bate dijo...

" La nación es un concepto discutible y discutido", «Desde que tengo uso de razón me han asustado las afirmaciones categóricas, indubitadas y que rezuman fundamentalismo».
Quién así se expresa es el tipo que debe poner sobre la mesa unas reglas.
El tipo que preside nuestra Nación y es incapaz de darle un sentido canónico a nuestra Constitución (perdón). El miserable, apologeta y bastardo que nos llevará a la miseria que se propuso desde el primer día que accedió al poder, y que poco a poco -con la soberbia pausa de una hambrienta termita-, está consiguiendo.

5.000.000 de parados - yo me hallo casi en la miseria más absoluta-, y éstos cabrones bacilándonos.

Guido Finzi dijo...

En esta país se va para atrás. Hoy en día hay mucho más estúpido suelto que hace quince años, y se nota; desde la mediocridad de los políticos hasta la incultura de las nuevas generaciones, pasando por la perversión de las castas privilegiadas como los actores o los sindicalistas. Por eso me reivindico en la huída a Canadá, Australia o Nueva Zelanda, porque se me hace cada día más intolerable despertar por la mañana y escuchar los boletines informativos de la radio. Al principio, no daba crédito a algunas noticias pero ahora, por desgracia, ya me creo cualquier cosa.
Recuerdo que hace como veinte años, un humorista argentino dijo que España aún estaba dividida en dos bandos, como en la guerra civil. Entonces me pareció que el tipo estaba equivocado pero, al final, resulta que es bastante más lúcido que yo.

Un saludo

PD: Qué bueno Chesterton ¡

Carlos dijo...

Es muy difícil que exista equidad, y más en la justicia de nuestro país.
Según la Constitución Española: "Todo español es igual ante la ley"
Pero eso se lo saltan a la torera, porque mientras tengas dinero, estarás fuera de la cárcel, y sólo van los pobres desgraciados que no pueden luchar ante la falta del mismo.
Siempre das con el tema polémico y lo tratas muy bien S. Cid.
Besos.

bate dijo...

Una amigo mío montó una empresa en Coria del Río. Tratamientos de maderas; puertas, mesas, sillas, etc. A finales del 2007 me comentó que iba invertir un dinero en maquinaria más moderna para aumentar la producción. No lo haga compare, le dije. No vienen buenos tiempos, mira cómo estoy yo, llevo casi un año intentando vender la casa de mis sueños que me está arruinando con el euribor.
Vino la campaña del 2008 y todos recordamos como el mequetrefe negaba la crisis. El que dudara de la viabilidad económica del país, era tachado de antipatriota (que paradoja viniendo de quién viene, que sarcasmo más siniestro eso de utilizar la patria cuando conviene, el mismo, que pone en duda incluso el concepto de Nación). Es más, se permitió el lujo de gritar a los cuatro viento que incluso alcanzaríamos el pleno empleo. Total, que mi amigo invirtió lo poco que tenía en la nueva maquinaria, y cómo no podía ser de otra manera, entró de lleno en la ruina más absoluta. Las máquinas harta de risa, y él, maldiciendo el día que le dio por invertir ese dinero que desde el banco le habían prestado sin ningún problema. El mismísimo presidente del gobierno salía a la palestra un día sí, y otro también, animando al consumo. Negando la crisis, ahondando en el problema por eximirse de dar una solución concertada con la oposición (cobarde). Y ahora estos mamarrachos me salen con el franquismo y la paranoia esa de la Memoria Histórica, para que no hablemos de lo verdaderamente importante, el paro que está conduciendo a millones de familias a la desesperación.
¡¡Maditos golfos!!

bate dijo...

Guido:
No creo que haya dos bandos. Lo que creo es que hay unos golfos sin escrúpulos que son capaces de lo que sea con tal de mantanerse en el poder, y si tienen que crispar a la sociedad y crear el caldo de cultivo para que los españoles nos odiemos, pues lo harán, no sería la primera vez. Yo no quiero entrar en ese juego, pero ahora, tampoco ma van acallar con sus soflamas guerracivilista.
En mi familia hubo en la Guerra gente que sufrió mucho, que pasaron mucha hambre, y que hicieron tambien todo lo posible para que no heredásemos las miserias por las que ellos pasaron. Nunca se les ocurrió ir por ahí de víctimas, ni de perdedores de una guerra, porque las verdaderas víctimas, no se gustan en el dolor, intentan olvidar.
Es curioso que los del otro día en la Universidad madrileña, eran gente, en su mayoría, que vivian de puta madre con el dictador, y que ahora, siguen viviendo de puta madre en democrácia. (O lo que sea esto)
No nos engañemos, esto es un plan muy bien urdido, diáfano, que empezó con lo de la Memoria Histórica. Lo de siempre, señalar al que no está con ellos. En eso consiste todo.

Guido Finzi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guido Finzi dijo...

Bate:
Pero resulta triste ver cómo la gente entra al trapo y radicaliza sus posturas, para regocijo de este neoFernando VII que tenemos. Lo que también es significativo, es el colaboracionismo de los Sindicatos, que no sólo no montan ninguna huelga general y sólo salen a la calle en apoyo a Hamás o, como ahora, de Garzón.
De momento, y hasta que Canadá se haga realidad, voy a pasarme la mañana escuchando al Dylan de la última década mientras hago tiempo para abrir un albariño al mediodía.
Un saludo

bate dijo...

Guido:
Más triste sería callarnos.
Nunca aceptaré que un -unos- pringaos me dicten cómo tengo que sentir mi forma de amar. Amo mi país, y no me duelen prendas al señalar a los que se aprovechan de Él para su beneficio.
Sean estos, socialistas, de derechas, ecologistas o nacionalista. Me guia la libertad y la verdad. Garzón es sólo una anécdota más, un episodio, una triste herramienta en manos de la partitocracia, un capullo que se ha pasado de frenada. España es demasiado importante incluso para estos frívolos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues parece que somos varios los que opinamos que este país se está yendo al garete. Yo creo que el principal problema es el actual Sistema Educativo, pero hay más cosas. Ha habido un deterioro en la clase política tremendo. Claro que esto viene siendo así desde la batalla de Trafalgar. Aquí sólo se busca el poder, lo demás da igual. Véase si no el President Montilla, un tipo que procede de Andalucía, que se cree más catalán que ninguno y que sin embargo lleva a sus hijos al Colegio Alemán, en donde la educación se imparte en español, inglés y alemán. Además, como parece que el TC va a fallar, según parece, en contra del Estatut, va el el tipo y exige al ZP que cambie a los jueces rápidamente, es para partirse. Véase Jaume Matas, todo un ex ministro, que se lo ha llevado limpio, qué facilidad para reunir 3 millones de euros (lo que demuestra que los ricos no van a la cárcel).
¿Hace falta seguir? Creo que no. Estoy con Guido, sólo que yo a veces tengo ganas de irme al Himalaya.
Un saludo.

Miguel Baquero dijo...

Yo creo que el ejemplo es tan sencilo como éste: un asesino entra en la cárcel y a la entrada le requisan sus propiedades personales, entre ellas un reloj de oro. El hombre cumple su condena y cuando sale exige su reloj... con todas las de la ley. El guarda no se lo quiere dar porque es un asesino. Y será todo lo asesino del mundo, pero el reloj es suyo y hay que devolvérselo.

Yo creo que hasta que no entendamos algo tan sencillo como que un desfalcador, por ejemplo, o un ladrón, puede quejarse de que le han multado injustamente por exceso de velocidad, seguiremos siendo tan manipuables.

bate dijo...

Miguel Barquero; el ejemplo del reloj de oro y el asesino es totalmente entendible, muy bien traido, ahora, lo que ya no logro pillar es (perdona mi torpeza)quien es para tí el desfalcador. De todas maneras, sea quién sea el desfalcador, siempre debemos estar atento para que no nos robe más. Catigar el delito para que la gente de bien no desconfie de la Justicia, y cuendo llegue la hora de devolverle el reloj, no le queden más ganas de desfalcar.

S. Cid dijo...

Pues para mí que la existencia de esas dos Españas es ficticia. Un invento instigado por la izquierda para radicalizar posiciones e ir calentando al personal para que acuda a votar en las próximas elecciones, que al parecer va a perder (y no entiendo cómo, a pesar de la que está cayendo, porque hay que ver Rajoy qué bien se lo está poniendo).

Eso sí, aunque en realidad esas dos Españas no existen (sé cuál de ellas me tocaría a mí, caso de existir, y por ello sé que no existe. Parece retorcido, pero no he dicho ninguna perogrullada), eso no es óbice para que la España que no me tocaría, o sea, la otra, sí esté empeñada en existir y creer que existe la una (o sea, la que a mí me tocaría). La izquierda política se encarga de aparentar que existen esas dos Españas y que una de ellas (que obviamente no es la suya) quiere acabar con la democracia, y bla, bla, bla...; y la izquierda votante está deseosa de creérselo (¡¡¡no entiendo por qué!!!) y de salir a la calle (lástima les da que no haya barricadas) a luchar... ¿por qué? Si no hay nada por lo que luchar, si nadie quiere que vuelva el franquismo, si a todos nos horrorizaría que lo hicera, si yo quiero un país en el que la ley sea igual para todos, incluido el juez Garzón, los de Gürtel, Bono, la hija de Chaves y el propio Chaves, el asesino del que habla Miguel y su reloj de oro o el desfalcador, que habrá de pagar en la cárcel por su desfalco pero que no por ello debe comerse una multa de tráfico que sea injusta.

Esto es una asquerosidad de país en el que todo se mueve a base de golpes estomacales. Cada cual vomita (perdón por la expresión) sus necedades para consumo del pueblo borrego. "Ya que el vulgo paga, es justo hablarle en necio para darle gusto", ¿no decía eso Lope? Bien claro está: al pueblo español le importa un comino el paro, la sanidad, la educación... Lo que le importa a este vulgo necio es que cuatro imbéciles (algunos con caras que lo dicen todo: ¿dónde se puede ir con la cara de bestia que tiene el tal Cándido Méndez?) les tomen el pelo con una mascarada con la que quieren asustar a los niños: "que vuelve el Coco, que vuelve el Coco..., que estos quieren llevarnos de vuelta al año 36...". ¡Venga ya!

Y he ahí los actores, haciendo demagogia, una vez más (¿ellos son la cultura? ¿Quién se lo ha dicho? ¿Quién les ha otorgado ese título?). Ésta es (además de por lo muy mala que es su producción artística) la razón fundamental por la que no consumo sus películas, ni sus libros, ni su música...

¡Qué pena!

Saludos, amigos.

S. Cid

P: no entro (pero creo que Bate lo ha hecho ahí arriba) en que además de movilizar a sus votantes, con toda esta historia, la gente va sobrellevando mejor (al menos la olvida durante algunos ratos) la fracasada política económica de ZP y, por supuesto, se evita hablar de cosas como el caso Faisán, la hija de Chaves, los pisos de Bono..., etc

sue dijo...

Yo creo que sí hay dos bandos y que si no estás en uno te tachan de lo que toque (unos te tacharán de una cosa y otros de otra). También yo se lo escuché decir a A. Muñoz Molina en una rueda de prensa en Nueva York a propósito de su libro "Ventanas de Manhattan". Él usó la palabra "bloques", pero para el caso es lo mismo.
Parece que no somos nada si no pertenecemos a otra cosa, en este caso a uno de esos bloques y esto a veces no se ve hasta que uno no sale fuera de España.

Mi hermana, que vive fuera desde hace la tira de años, se rie mucho con toda la sarta de patrañas que sueltan los que mantienen esta lucha política entre "izquierdas" y "derechas". Se rie y le da mucha pena, claro, porque no entiende que con los problemas que hay en este país anden todavía removiendo la mierda.
Yo le digo que aqui de lo que se trata es de perder el tiempo y que la política ya no sirve para otra cosa que, como bien dice Cid, enquistar a la sociedad. En lugar de solucionar los problemas importantes se dedican a abrir trincheras y entablar discusiones morales y dialécticas estúpidas, arrastrando, en ocasiones, a muchos ciudadanos con ellos.

Es por eso que nunca habrá equidad, por eso y porque hay muchos intereses creados y mucho estúpido suelto. No solo en el gobierno, claro, los políticos no son mejores que ciertos empresarios, directivos de televisión, albañiles, oficinistas, etc... Y es que la pandemia es ya imparable y afecta a todos.

sue dijo...

Vaya, olvidé comentar el libro de Chesterton...
Sorry, no leí nada aunque creo recordar que en la Facultad había un chicuelo que era un fan del Padre Brown... no recuerdo más, a parte de que el chicuelo era un estirado.
Je,je.

bate dijo...

Aquí sigue habiendo dos España, cierto, la de los pobres, y la de los ricos, y hoy en día, nunca los pobres hemos estado más alejados de los dogmas de la izquierda; sucede que ya no nos lo creemos.
En mi caso, he mamado 30 años de socialismo andaluz, y me conozco bastante bien cómo funciona éstos comisarios políticos, cómo van menguando -termitando- el tejido industrial a base de clientelismo, dádivas y demás corrupciones en nombre del partido.
Cómo en nombre de una ideología perversa, van medrando en la nada, su todo.
Muchas puñaladitas y muchas consignas aparentemente solidarias. "Andalucía Sostenible, Andalucia multicultural, Andalucía avanza, Andalucía segunda modernización", y tercera…, y las que tengan que llegar, pero que nunca llegan; mire usted.
Es lo que quieren exportar, un sistema caduco, corrupto y prevaricador. Andalucía muerta de hambre después de 30 años de socialismo, sustentada en eslóganes vacuos y asqueroso;
y yo aquí, en Madrid….., sería de risa, si no fuese patético, que alguien me venga a hablar de las bondades del marxismo blando que quieren imponer esta patulea que lleva pastoreando cargos sin haber dado un palo al agua en su puta vida.

bate dijo...

Hace poco, menos de un año, llegué a compartir un piso con un par de señoritas. Cuando llegué al piso ya había una mujercita viviendo en el piso, propiedad de su hermano. Al mes, más o menos, llegó la nueva inquilina. Tres personas compartiendo casa, y cosas. Al poco tiempo de estar conviviendo, propuse que había que marcar un calendario marcando quien debía tirar la basura cada día. Llevaba semanas que si no era yo el que tiraba la basura,esta, formaría parte del mobiliario urbano de la cocina. Que no es la de Ferrá Adría -que quede claro- y sus paranoia de zanahoria y calendas de cebollas. Bien, puse unas reglas para la convivencia, y automáticamente, comencé a ser el tío amargao y viejo que todo y toda irresponsable necesita para seguir tocándose los huevos, los ovarios en este caso. Poco después, una de estas damiselas, se tiró con su colada tendida cinco días, sin yo poder tender mi ropa. Le pegué un pequeño toque al quinto día -nada directamente brusco- para que aligerase la carga. Ni puto caso, sonrisas de ardilla, sin problemas, y que te jodas…,amargao!!. Al séptimo día cogí su ropa y la tiré al suelo para tender la mía.
¡De fascista para arriba!. Las capullazos que se ríen de las dos Españas verdaderamente no saben que ese adagio, sea tan cierto cuando lo nombran.
Un Juez prevarica, es decir, no cumple las normas a sabiendas, y siempre saldrán gente diciendo que hay una parte de España que le tiene ganas a la otra, la …una mierda.
No se dan, o no se quieren dar cuenta, que habemos gentes a la que nos sienta muy mal que no se cumplan las normas.
En cierta forma lo que pasa en nuestro país es lo mismo que me pasa a mi en el piso donde vivo.
Hay gente que cuando se les llama al orden tira de lo que sea para no dar golpe, y que no se note, claro.
Está todo escrito , nada que no dijera ya (Isaías 1-2).

sue dijo...

Compartir piso es MUY jodido, yo mejor me ahorro contar mis experiencias que me deprimo a mi misma.
Tengo casi 40 años (dios mio!me acabo de dar cuenta charlando con mi hermana) y tengo que seguir soportando gilipolleces como las que cuentas tú Bate, porque mi sueldo no me llega para alquilar sola. Soy una persona bastante ordenada y responsable, así que cuando doy con alguien que se toca los ovarios me voy. Y así andamos, de casa en casa. Una puta mierda.
Se puede decir que pertenezco a la España pobre. Mira, y yo que pensaba que estaba al márgen, oye.

bate dijo...

Vente a vivir conmigo, soy un tio limpio, ordenado y trabajador. Podríamos montar una familia, o cuando meno una pequeña asociación con intereses comunes. En la intimidad no suelo soltar muchas gilipolleces. No te lo pienses. Ah..., yo tambien voy camino de los 40, me lo acaba de comentar una de mis cinco hermanas, la más quisquillosa. Le caerás bien, lo sé.

S. Cid dijo...

Vaya, vaya..., mira que si el blog al final sirve de agencia... de lo que sea: de relaciones, inmobiliaria... ;-) jejeje.

sue dijo...

¿Le caería bien porque yo también soy quisquillosa? jaajajaja.
Oye, me pienso lo de compañeros de piso. eh!

Belén 2013

Belén 2011