sábado, 26 de septiembre de 2009

La novia de Matisse

La novia de Matisse (Manuel Vicent)


El curioso inicio con el que se abre la novela promete, como poco, despertar el morbo del lector, pues gravita en torno a una futura infidelidad proyectada por un marido que propone a Míchel Vedrano, marchante de arte que le surte de famosas pinturas, una aventura con su propia mujer, Julia, amenazada por una enfermedad que ha de llevarla a la tumba.


En torno a esta confabulación sexual se construye esta novela que hace un entretenido recorrido por el mundo del arte y la atracción sexual, combinado todo ello con la permanente amenaza del fin que acecha a Julia y aderezado con el insinuante desfile de personajes pintorescos, como mínimo, cuando no realmente insólitos.


La alegría de vivir, el cuadro que Matisse pintó entre 1905 y 1906, centra el cogollo de la narración, pues a través de él se ovilla una historia de vida y muerte, encarnada esta última en Julia, y fusionada siempre con esa infidelidad demandada por un marido que desea ofrecerle esa relación sexual con un extraño como último regalo.

8 comentarios:

Guido Finzi dijo...

A mí, como ya te comenté hace tiempo, esta novela me dejó igual que estaba antes de leerla. Ni fu ni fá, ni blanco ni negro, ni frío ni calor. Lo que más me gustó fue la referencia al suicidio de la novia del pintor y poco más. Me parece un poco ridículo que un autor de renombre caiga en tópicos como, por ej., el del marchante judío (Segermann)y otros. En resúmen, apenas tarde más en olvidarlo que en leerlo.
Un saludo.

S. Cid dijo...

Estoy contigo totalmente. Una editorial de las que manda libros a mi colegio me regaló este título y hacía años que lo tenía en la estantería esperando lectura. En principio, no soy muy dada a la literatura española actual, pero como libro que tengo, libro que leo, finalmente le llegó el turno a "La novia de Matisse". Y ahí vuelvo al principio: estoy contigo totalmente. Es más: voy un pasito más allá de tu "ni fu, ni fa" y digo que, con toda la buena literatura que hay en el mundo, es una absoluta pérdida de tiempo leer esta novela.

Saludos y gracias por la visita.

S. Cid

bate dijo...

Y a ti que te pareció la novela S.?

bate dijo...

Retiro la pregunta, ya la has contestado. Después te comento algo, que tengo que salir.
Un saludo.

bate dijo...

No quiero meter la pata, nunca he leido nada de este hombre. Hace muchos años le vi una entrevista en la tele que me dejó con la misma sensación que me dajaría un chulo puta. Me pareció muy bacilón el colegui, y muy progre, todo hay que decirlo. Y el argumentario me parace así por lo alto una tontería.
Lo siento si ofendí a alguien.

Bookworm dijo...

Pues estaba yo pensando que quizá podía gustarle a mi cuñada que es una enamorada de la pintura de Matisse y que además estuvo hace poco en la exposición del Thyssen sobre el pintor.
Creo que me lo pensaré un poco. Si no se me ocurre nada mejor que regalarle en Navidad, lo mismo cae.

Un saludo.

S. Cid dijo...

Bate A mí, desde luego, no me ofendes. Es más..., creo que opino un poco como tú a pesar de no haberle oído a este tipo nunca una entrevista (o si lo hice, no lo recuerdo), pero me daba en la nariz que este autor iba por ahí.

Creo que nuestros comentarios anteriores se cruzaron, pero veo que ya respondí a tu pregunta. Lo cierto es que en los comentarios sobre libros que publico aquí, no siempre doy mi opinión. Simplemente cuento un poco de que van. No se trata, pues, de libros escogidos porque me hayan encantado (de hecho algunos me parecen horribles), sino de los comentarios sobre libros que voy leyendo.

Bookworm: Si a tu cuñada le gusta este autor, entonces probablemente disfrutará la novela, porque, desde luego, tiene algunas cosillas curiosas (ya digo que el inicio despierta cierto morbo) y también hay algunos personajes curiosos. Además de que la vida-muerte-progreso de la enfermedad de Julia ligada a la adquisición de un cuadro tiene su aquel. Yo, personalmente, creo que hay libros mejores.

Saludos a ambos y gracias por vuestra visita y comentarios.

S. Cid

posodo dijo...

Como referencia, escribió "Tranvía a la Malvarrosa", que fue llevada al cine. Ni leí el libro, ni vi la película, el tranvía no me gusta, y la Malvarrosa es un barrio y una playa de aquí de Valencia (ah, la playa, en general, tampoco me gusta).
En resumen, además, Manuel Vicent no me cae bien.

A la exposición de Matisse llegamos demasiado temprano (la abrieron dos días después de estar en Madrid) y no he podido acercarme este verano y verla, por lo que no puedo emitir la, tal vez, única opinión positiva en este comentario.

Belén 2013

Belén 2011