martes, 15 de septiembre de 2009

Si Noa no fuere donde no debiere...

Si Noa no fuere donde no debiere…

La primera vez que oí hablar de Noa fue de labios de una amiga durante una conversación en la que me recomendó fervientemente uno de sus CD’s, y la primera impresión que mi recuerdo tiene sobre ella fue: ¡Pero qué voz! Desde entonces la he seguido, más o menos, alabando sus aciertos y censurando sus errores, entre los cuales hasta ahora sólo encontré dos: la estupidez que cometió al mezclar su hermosísima voz con la del insulso Miguel Bosé que, como todo el mundo sabe, es un caradura afiliado en los últimos años al progresismo para hacerse perdonar el pasado franquista de su torero padre, y la desacertada participación que tuvo la cantante israelí en el concurso de Eurovisión de hace sólo unos meses, no por la canción en sí, que puesta entre sus cuerdas bocales no puede sino sonar celestial, sino por esa letra que apelaba al entendimiento y la concordia con una raza, especie, religión, o lo que quiera que sean esos tipos, que sólo entiende de odios, fanatismos, venganzas y muertes horrorosas.

Y es que, querida Noa, una israelí no se puede permitir el lujo de las medias tintas. Todo eso de la paz, el diálogo y la tolerancia suena casi tan bonito como tu voz (aunque nunca podrá alcanzar su belleza), pero no deja de ser eso: una bella idea. Punto final, no hay nada más. Veamos volar la paloma de la paz durante unos segundos y…, ¡ya!, se acabó. No puedes dar ni medio paso atrás, o devastarán tu tierra, tu cultura, tu religión, tu familia… Y no hablo sólo de los palestinos o de ese Irán tan manso, clemente y sereno que niega el holocausto sin que se le mueva medio pelo de la ceja y que ha jurado acabar con el Estado de Israel sin que se le haya echado encima el planeta entero. No, desgraciadamente hablo de todo el mundo. Para tu infortunio, la mayor parte del planea mira con ojeriza a los judíos (mi propio país os expulsó de vuestra tierra, tan vuestra como mía, de forma infame). ¿Por qué tienes que pedir perdón? Pero, ¿por qué? ¿Porque vuestro gobierno os defiende, como es su deber? Yo creí que esas incongruencias sólo se daban en España, donde las víctimas de los asesinatos etarras son las familias de los asesinos, obligadas a estar lejos de éstos cuando son encarcelados. Yo pensé que sólo entre los católicos podían darse obispos que defendieran a los etarras sin que temblaran los pilares de San Pedro. ¿Ahora también vais a empezar los judíos? Pues me chafas…, porque erais casi mi última esperanza.





¿Qué hacías en Cataluña el otro día? ¿Acaso te hablaron de una tierra sometida que lucha por su libertad? ¿Sentiste la necesidad de mostrarte comprensiva, tolerante…? Lo mismo te hubiera pasado en Madrid, probablemente. Antisemitas los hay a montones en España. De hecho, si no muestras malquerencia hacia los judíos, no estás bien visto entre la progresía, que es quien reparte la licencia de moderno, demócrata, tolerante y bla, bla, bla… por estos andurriales.

Te vi en las noticias frente a todos esos imbéciles que aireaban banderas palestinas. Mantuviste el tipo y aún fuiste capaz de sacar esa voz y entonarla ante las fieras. Me dio mucha pena… Por lo que te hicieron… y porque en el fondo de tu corazón descubrí que te sientes obligada a pedir perdón a esa gentuza simple y llanamente… porque vino Dios (para mí que soy creyente, el azar o lo que sea para la mayoría de los que te abuchearon) y te dio una vida... a ti, ¡infame israelí y judía, para colmo!

¿Veríamos alguna vez en un blog musulmán a una judía cantando el Avemaría? Pues aquí sí, que nos va la tolerancia:






Nota 1: Dejo el enlace directo a YouTube para aquellos que accedan desde un lector de noticias que no soporte la visualización de vídeos: Avemaría - Noa

Nota 2: foto tomada de La Razón, 12-Septiembre-2009.

11 comentarios:

Guido Finzi dijo...

Y mientras Noa era abucheada en Cataluña, a Chávez lo recibían con sonrisas y palmadas en el hombre en Madrid.
Es el mundo al revés, como presagio Orwell en su día.

Un saludo.

bate dijo...

Querida S. ante todo pedirte disculpa por no caer que te referías a tu padre. A veces me pasa como a la petarda de Maleni Álvarez, que escribo antes que pienso.
Si cae Israel, caemos todo. Esto lo debería tener claro hasta el que asó la manteca, lo que pasas es que aquí, hay muchos que viven de puta madre calentando el peró donde mejor les dejan. Tengo una amiga que tenía una idea sobre Israel, la que tiene casi todo el mundo, te puedes hacer una idea. Llegó el otro día de una boda que se había celebrado en Jerusalem. Ahora, tras ver como funciona aquella sociedad y ceciorarse que es la única democracia de la región, se ha hecho pro-israelita.
De las pocas cosas por las que daría la vida, una, es la defensa del Estado de Israel.
Tengo una canción que trata sobre Israel. Me falta la letra, si te apetece, escribe algo sobre Israel, a ver que se puede sacar.

Kalman Pardés dijo...

En España se sabe tanto de Israel como de Emiratos Árabes. Sin embargo, todos opinan, aferrándose a las noticias esparcidas por la antisemita plataforma de PRISA. Mirá la diferencia que, El Corriere della Sera mandó un equipo a Gaza y determinó que no habían muerto 1500 palestinos sino no más de 700 y que en su gran mayoría eran militantes de Hamás. De igual modo, los hospitales estaban semivacíos y la escuela de la ONU intacta. Todo esto, por supuesto, apenas llegó a España, un país donde aún se cree que Israel cometió las matanzas de Sabra y Chatila y otras mentiras que, por muy repetidas, terminaron haciendo efecto en una gente mal informada. Como dijo el otro día Josep María Flotats en una emisora de radio, en relación a lo de Noa: Lo peor, es que la gente ni sabe, ni quiere saber. Y éste es el problema.

Saludos.

S. Cid dijo...

Guido: Esa es la expresión: el mundo al revés. Con frecuencia me pregunto cómo ha podido llegar a pasar, cómo la gente no se da cuenta de estas cosas y se deja conducir como un rebaño... Nunca he encontrado la respuesta. Siempre he pensado que en el interior del ser humano aleteaba el espíritu de independencia. Veo que para una gran mayoría no es así.

Bate: No tienes que disculparte, a mí también me suele pasar lo de ir como un terremoto. Además, te uniste a la felicitación :-)

Efectivamente, Israel es el único muro de contención que queda, al menos en esa zona. Lo que no comprendo es que estos progres que se llenan la boca con la palabra "democracia", se vendan tan vergonzosamente a esas teocracias fanáticas y apedreen sin ningú tipo de vergüenza a la única democracia verdadera de la región.

Kalman: Pero lo que yo me pregunto es por qué hacen esto. ¿Por qué dan información tan sesgada? ¿Les pagan o qué? ¿Qué ganan con ello? No lo he entendido y nunca lo entenderé. Comprendo que se critiquen ciertas decisiones de Israel si de verdad son susceptibles de crítica (como si fueran decisiones de X, Y o Z), pero que se le denigre permanentemente y, a cambio, se sea tan suave con los otros, esos que apedrean mujeres, ahorcan homosexuales, cometen atentados terroristas... En serio que no le encuentro ninguna explicación a este sectarismo tan radical ni al vergonzoso antisemitismo que se da en España.

Saludos a todos.

S. Cid

S. Cid dijo...

Bate: Ay, que me olvidé de contestar a lo de la letra... Pues, mira, es algo que me parece interesante. El problema es que soy realmente mala para ese tipo de cosas. En prosa..., todo lo que quieras. En verso, sin embargo, soy más bien torpona. Pero si se me ocurre alguna cosilla..., te la mandaré :-)

Kalman Pardés dijo...

Por encima de todo, hay un factor llamémosle metafísico y que hace que el prejuicio se mantenga en el tiempo. Una especie de maldición que hace que subsista por encima de componentes políticos, económicos o religiosos.
En todos los casos, por lo demás, se es primero antisemita y luego se busca las causas y no al revés como piensan los que no han comprendido nada.
En la actualidad, la izquierda (los descendientes de los colaboracionistas) mantiene el antisemitismo como vínculo con la vieja guardia y se entretiene en idolatrar a los sátrapas islámicos y de otra índole. El caso español, es particularmente sangrante y supongo que se debe a la terrible incultura de las masas. Nadie sabe nada de los judíos pero todos vierten su estúpida opinión, mientras se aferran a mentiras o verdades a medias y un maniqueísmo tan simple como decir que los judíos son muy malos y los árabes muy buenos.
Si viajaran a Israel, se relacionaran con judíos y leyeran obras como "Sionismo y universalidad" de Martín Buber, "Desde hace dos mil años", de Mihail Sebastian, "Reflexiones sobre la cuestión judía", de Jean-Paul Sartre o "Memorias de una antisemita" de Von Rezzori, entonces, tal vez podrían comprender algo. Lástima que no pasen de "El Código Da Vinci" o la trilogía de S. Larsson.

Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Yo te puedo comentar que, mi experiencia personal me ha demostrado que la práctica totalidad de la gente culta, es filosemita. Por otro lado, aún cuando mis padres son españoles, mis abuelos combatieron en la guerra civil y yo hice la mili,en este país me han apuñalado en varias ocasiones debido a mi condición de judío, siempre por la espalda, y tanto a nivel laboral como personal. Esto, lejos de alejarme de mis raíces, me une con más fuerzas a ellas, reinvincándome en una tradición mucho más rica que cualquier recompensa ofrecida por la progresía.

S. Cid dijo...

Kalman Me ha llamado la atención tu frase: "se es primero antisemita y luego se buscan las causas". Me has iluminado… y por fin empiezo a encontrarle una explicación: por ahí va el asunto. Hoy (como ayer) mola mucho mostrarse anti cualquier cosa que huela a Israel o a la religión judía, y como quedarse fuera del rebaño da mucho miedo porque puede venir el lobo..., la mayoría prefiere perderse en el conjunto borreguil y luego buscar excusas que justifiquen ese antisemitismo que no es sino miedo a estar fuera de la onda que impera.

Personalmente me toca las narices en este caso especialmente porque no se limitan a ser antisemitas (que cada cual sea lo que quiera siempre que se mantenga dentro de unos límites: yo le tengo cierta tirria a los ingleses, pero no me dedico a desearles la muerte global), sino que el antisemitismo no debe de parecerles suficiente y se enlodan en el islamismo, que sí que es digno del mayor de los desprecios. Soy muy, muy intolerante con el Islam y no me sonroja decirlo, aun en esta época en la que es tan guay eso de la tolerancia. ¿Por qué tengo que ser tolerante con estos tipos?

Me anoto alguno de los libros que mencionas: al menos los dos primeros. El de Sastre… no creo que llegue hasta mi biblioteca. Digamos que nuestra relación empezó con mal pie y terminó de manera tormentosa :-)

Carlos: Ya imagino… Lo sangrante del caso es que probablemente todos esos de las puñaladas son de los que luego se rasgan las vestiduras cuando se da un caso de xenofobia contra algún sudamericano, rumano o cualquier otra nacionalidad. Ahí sí está bien vista la crítica al xenófobo, en el caso de los judíos, no (si es que se puede aplicar aquí el término “xenófobo” aplicado a una religión, que supongo que no pero desconozco la palabra apropiada. Espero, en cualquier caso, que se me entienda).

En tu caso, estoy segura de que también yo me abrazaría con más fuerza a mis raíces. Primero por despecho, quizá, y sobre todo porque, como tú bien dices, tienes una tradición y cultura muchísimo, pero muchísimo, muchísimo más rica, sabia y atrayente que la de todos estos retroprogres incultos y sectarios.

En cuanto a la relación que propones entre “gente culta” y “filosemitismo”, estoy de acuerdo con ella, y sin duda se debe a que en una cabeza bien amueblada es difícil influir con la facilidad con que estas televisiones, radios y periódicos puestos al servicio del poder incompetente y venenoso que sufrimos desde hace tanto tiempo influyen en la masa ignorante y zopenca.

Kalman Pardés dijo...

Sartre escribió cosas cargadas de sentido como:"Si el antisemita es impermeable a los argumentos y a la experiencia, no lo es porque se convicción sea firme; en realidad, su convicción es firme porque decidió en primer lugar ser impenetrable" "El antisemita ha elegido el odio porque el odio es una fe" "El antisemita es el hombre de las masas, que se encoge por miedo a sobresalir del rebaño y toparse cara a cara consigo mismo. Si se ha vuelto antisemita, es porque sabe que no puede serlo a solas. Esta frase "odio a los judíos", es de las que sólo pueden pronunciarse en grupo. Al decirla, uno se integra en una tradición y en una comunidad: en el colectivo de los mediocres" "Existe un orgullo apasionado de los medicres y el antisemitismo es un intento de sublimar la mediocridad como tal a fin de crear la élite de los mediocres. Como para el antisemita la inteligencia es judía, puede permitirse menospreciarla con toda tranquilidad".

Yo, por eso, nunca me rebajo en discusiones con individuos menguados de inteligencia que se odian a si mismos y trastocan en odio su envidia hacia los judíos. Allá ellos con sus frustraciones.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Esa gente que me apuñaló a traición, no son más que mediocres y por tanto, no merecen de mí otra cosa que desprecio. Ni siquiera me indigno y esto les altera aún más. Sólo les dedico una sonrisa socarrona de pena ante sus miserias y la plenitud de la nada en que se perpreta sus existencias.
Quizás algún día, la vida les de alguna lección inolvidable y, entonces, serán ellos quienes tengan que vivir con sus culpas y sus remordimientos.

S. Cid dijo...

Kalman y Carlos: En realidad, ésa es la actitud más inteligente. Mi madre me enseñó una lección importante para la vida con un simple refrán: no hay mayor desprecio que el no hacer aprecio. Por otra parte, despreciar a los mediocres... es tan fácil :-)

Saludos.

S. Cid

Belén 2013

Belén 2011